domingo, 19 de septiembre de 2021

CHIPRE: LOS SACERDOTES QUE CUESTIONEN LA CORONAVACUNA, PERDERÁN EL SUELDO Y EL PUESTO

Noticia tomada de GLORIA NEWS. Comentario propio.
    

Aquellos sacerdotes que fueron denunciados ante el Santo Sínodo “por urgir a la gente a no vacunarse” recibieron un ultimátum del arzobispo “ortodoxo” de Nueva Justiniana y todo Chipre Crisóstomo II (nacido Heródoto) Dimitrou, de 80 años, hasta el 18 de Septiembre.
    
Si ellos no ofrecen una “disculpa pública” y una “declaración escrita” por sus “sermones inaceptables” o por oponerse a la vacunación durante la confesión, se les negará el salario al final del mes. Los obispos que se opongan a esta decisión serán vetados del Sínodo.
   
COMENTARIO: Crisóstomo II Dimitrou es un personaje que, si bien posa de “conservador” en su país al oponerse al inmigracionismo, a la homosexualidad y a la reconversión de Santa Sofía como mezquita por el gobierno turco (que mantiene un régimen títere en el norte de Chipre desde 1974), está ligado a la corrupción, toda vez que defendió la solicitud de la nacionalidad chipriota al estafador malayo Low Taek Jho (劉特佐), prófugo de la justicia por el desvío de dinero de la compañía de desarrollo estratégico 1Malaysia Development Berhad durante el gobierno del primer ministro Najib Razak, recibiendo a cambio una donación de €300.000 el día en que Low recibió el pasaporte chipriota.
   
La advertencia del prelado de la Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Chipre (anunciada el lunes por la emisora estatal CyBC, celebrada por el presidente Nicos Anastasiades y que incluso amenaza con la remoción de los clérigos refractarios) tiene nombre y apellido: el obispo Neófito Masouras de Morfou (sede impedida, al quedar en territorio invadido por Turquía). Neófito (recientemente recuperado del corona), que ha tenido una postura clara contra la coronavacuna y el uso mandatorio de la mascarilla y no escatimó en pronunciamientos al respecto, dijo que en adelante se reservará para sí sus opiniones.
   
No sólo en Chipre ha habido este amago de represión contra el clero que ha rechazado el coronaísmo: En Grecia, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa ha investigado a los metropólitas Serafín Stergioulas de Citera, Cosme Papachristos de Etolia, y Nectario Dovas de Corfú por oponerse a la coronavacuna y condenar la decisión sinodal de celebrar la Pascua a las 21:00h del Sábado Santo próximo pasado (decisión que Neófito en su homilía pascual calificó como un paso para unificar la observancia de la Pascua con los “francos” –Católicos– y los judíos).
   
Con todo, conocedores de la iglesia ortodoxa chipriota afirman que la medida de Crisóstomo es tanto como clamar a oídos sordos, e incluso será inaplicable: Crisóstomo II (que asumió en 2006 después que su antecesor Crisóstomo I Aristodimou fue removido por enfermedad) está para terminar su mandato, y nadie en el Santo Sínodo quiere enfrentarse a Neófito (que es considerado “hacedor de reyes” para la elección del próximo sucesor de San Bernabé Apóstol).
   
De todas maneras, las decisiones que en ese sentido han tomado desde El Fanar, Atenas y Nicosia son un ejemplo más del servilismo de la “Ortodoxia mundana” (tan arrodillada a los poderes seglares y al ecumenismo como el Vaticano modernista).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.