miércoles, 29 de septiembre de 2021

A UNA PREGUNTA RECURRENTE SOBRE EL EXORCISMO DE LEÓN XIII

Ante el exorcismo de León XIII, nunca han faltado las voces que desaconsejan que los laicos hagan esta oración para rechazar las insidias del demonio y sus agentes en un lugar. Recientemente, hay quienes citan a Chad Ripperger, fundador de la Sociedad de la Madre Dolorosa, quien en una entrevista con Steve Cunningham el 13 de Marzo de 2021 dijo lo siguiente (ver desde el minuto 12:16 hasta el 16:14):
  
Si no puede verse el vídeo, clic aquí.
   
TRADUCCIÓN
Steve Cunningham: Hay oraciones, por ejemplo la versión larga de la oración de San Miguel, que parece muy buena, la compuso el Papa León XIII, pero por su estructura de autoridad, no es buena idea que la digan los laicos, ¿verdad?
“Padre” Chad Ripperger: En efecto. Hay, de hecho, cuatro versiones de la oración de San Miguel. La primera es la más larga, que es la que promulgó León XIII. Luego, en algún momento entre 1921 y 1928, creo, el Vaticano publicó una versión editada, y prohibió el uso por parte de todos los católicos de la versión original de León XIII. En Internet verás que se dice: León XIII animó a todos los católicos a usarla. Esto es verdad, pero legislación posterior restringe el uso de esta oración, la oración contra los ángeles apóstatas, ese es su nombre técnico (Capítulo tercero del título doce del Ritual romano). La primera versión nadie puede usarla, y creo que hay razones para esta prohibición. La segunda versión está restringida solo a los sacerdotes. Esta es la versión que uno suele ver por ahí, y en la que se dice: un sacerdote puede usarla con el permiso de su ordinario. Este permiso es distinto de tener facultades: para un exorcismo solemne hay que tener facultades (aunque en el nuevo código también se le llama permiso), y estas facultades solo se conceden a los sacerdotes que son realmente exorcistas. El permiso para el uso del capítulo tercero puede darse a cualquier sacerdote. Aquí, en la diócesis de Denver, el obispo a dado a todos los sacerdotes permiso para usarlo; lo cual es muy beneficioso para nosotros, porque cuando la gente nos contacta, a menudo podemos enviarlos a su pastor, que les puede más o menos ayudar. Estas son las dos primeras. Sobre la segunda, se envió una petítio a Roma preguntando: ¿Sigue estando en vigor esta rúbrica? Porque cuando empecé a ser exorcista se me dijo que cualquier sacerdote podía usar el capítulo tres sin necesidad de permiso alguno. Era legítimo preguntárselo, porque cada vez que veía esa rúbrica me rascaba la cabeza y me decía: no recuerdo que el Vaticano haya cambiado esto. Así que lo que sucedió fue que se envió una petítio y Roma respondió diciendo: esa rúbrica nunca se cambió y por lo tanto aún está en vigor, así que los sacerdotes todavía necesitan tener permiso. También dijeron, en un documento diferente, que esta oración contra los ángeles apóstatas, capítulo tercero del título doce del Ritual romano, los laicos tienen prohibido usarla, punto; no pueden usarla. Yo conozco laicos que la han usado y han acabado con problemas de represalias [diabólicas]. A menudo dicen: “Bueno, yo la he rezado y nunca he tenido ningún problema”, y entonces les preguntas: “Bueno, ¿cómo va tu vida familiar?”. Y entonces descubres que es verdad, puede que el demonio no haya podido alcanzar a ese individuo en particular, pero luego está todos esos daños colaterales en su familia. Esa es una de las señales de que está intentado abarcar demasiado. Luego, en la Raccolta hay una tercera versión, que es la misma oración de San Miguel que todo el mundo reza pero más larga; esta todo el mundo puede usarla. Por último, está la oración de San Miguel normal que todo el mundo reza: “San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla…” Esta también puede rezarla todo el mundo. Estas son las cuatro versiones. Así que cuando la gente pregunta: “¿Qué pasa con la oración a San Miguel?”, hay que especificar, porque algunas personas han llegado a decir que no puede usarse la tercera versión cuando sí puede usarse.
   
Chad Alex Ripperger
  
Unas cuantas palabras sobre el personaje: Chad Alex Ripperger no tiene más autoridad en esta materia que la que tendría cualquier ministro anglicano, toda vez que él fue “instalado” presbítero para la Fraternidad Sacerdotal San Pedro el 8 de Junio de 1997 por el obispo conciliar Edward James Slattery Brennan (por tanto, así Slattery haya usado el Rito Tradicional de ordenación, al ser un obispo inválido –si acaso, y en gracia de discusión, ilícito, si admitimos que su “consagrante” Juan Pablo II Wojtyła era obispo válidamente consagrado y tenía intención cuando lo “instaló” con el inválido rito montini-bugniniano el 6 de Enero de 1994–, no hubo Ordenación por inidoneidad del ministro, y ante los ojos de Dios y de los Católicos, Chad Ripperger no es sacerdote católico válido, mucho menos un exorcista).
  
Ya en materia, la primera versión (la completa, tal como fue publicada en Acta Sanctæ Sedis XXIII, pág. 743 y ss.) del “Exorcísmum in sátanam et ángelos apostáticos” será tomada como referencia a fin de diferenciar las otras “tres versiones” que menciona el presbítero en cuestión:
  1. En la edición del Ritual Romano de 1925, título XI, cap. III, al “Exorcísmum in sátanam et ángelos apostáticos” se le hicieron los siguientes cambios:
    1. Se suprimió desde “Prœliáre hódie cum beatórum Angelórum exércitu prœ́lia Dómini” hasta “Adésto ítaquæ, Dux invictíssime, pópulo Dei contra irrumpéntes spiritáles nequítias, et fac victóriam” inclusive.
    2. Se suprimió el párrafo “Adésto ítaquæ, Dux invictíssime, pópulo Dei contra irrumpéntes spiritáles nequítias, et fac victóriam”.
    3. Se remplazó la oración que empieza “Hinc tuo confísi præsídio…” por “In nómine Jesu Christi Dei et Dómini nostri, intercedénte immaculáta Vírgine Dei Genitríce María, beáto Michaéle Archángelo, beátis Apóstolis Petro et Paulo et ómnibus Sanctis, et sacra ministérii auctoritáte confísi, ad infestatiónes diabólicæ fráudis repelléndas secúri aggrédimur”, seguido de los dos versos del salmo LXVII que estaban al comienzo de la versión original (el salmo XXXIV fue suprimido), y el responso ℣. Ecce Crucem Dómini: fúgite, partes advérsæ. ℟. Vicit Leo de tribu Juda, radix David. ℣. Fiat misericórdia tua, Dómine, super nos. ℟. Quemádmodum sperávimus in te (que estaba antes de la oración “Deus, et Pater Dómini nostri Jesu Christi…”).
  2. En la Raccolta (que era la colección oficial de oraciones y prácticas indulgenciadas antes del Deuterovaticano), hay dos versiones:
    1. En la edición de 1910, con el número 292, aparece sin los salmos LXVII, 1-2 y XXXIV, pero está la oración a San Miguel Arcángel (sin el párrafo que empieza “Hinc tuo confísi præsídio, …”), el responso y la oración “Deus, et Pater Dómini nostri Jesu Christi, …”.
    2. En la edición de 1957, con el número 446, la oración solo llega hasta “Adésto ítaquæ, Dux invictíssime, pópulo Dei contra irrumpéntes spiritáles nequítias, et fac victóriam”, sin los demás elementos presentes en la versión de 1910.
La oración a San Miguel Arcángel que todos conocemos y se reza en las preces Pío-Leoninas desde 1886, no tiene ninguna relación con el exorcismo anteriormente mencionado salvo en su autor, el Papa León XIII. De hecho, y citando un caso actual, si con esta oración se demora menos de un minuto (y aun así el apóstata cardenal Blase Cupich de Chicago la prohibió porque la consideraba una “distracción” y que no podía imponerse a los fieles), ¿cuánto más demorarían en hacer la versión más extensa?
   
Y sobre los “laicos que la han usado y han acabado con problemas de represalias [diabólicas]” que menciona Ripperger aludiendo a la que está en el Ritual, ¿no serán (en el mejor de los casos) porque el demonio, cuando es atacado por una persona (presumimos que esté en estado de gracia), busca tomar venganza en los que están cerca de él (familia, amigos, ambiente laboral, o en la propia iglesia); o (en el peor de los casos) porque hicieron la oración sin tener en cuenta las advertencias que en ella aparecen, o sea, que deben invocar “sacra Sanctæ Matris Ecclésiæ auctoritáte” en vez de “sacri ministérii nostri auctoritáte” y omitir el “Dóminus vobíscum” que solo los sacerdotes pueden decirlo? ¿Acaso Ripperger, con todo y sus maestrías en filosofía (St. Thomas University en Houston, Texas) y teología (Holy Apostles College and Seminary en Cromwell, Connecticut), y su doctorado en filosofía (Pontificia Universidad de la Santa Cruz en Roma), ignora eso?
    
En conclusión, como hemos expuesto en otras ocasiones, mientras se haga la oración como corresponde (en estado de gracia, y siguiendo las instrucciones que aparecen en ella), no se está incurriendo en desobediencia ni se está incursionando en terreno peligroso. Ahora, y esto como una concesión personal (no un mandato), si algún laico tiene problemas de escrúpulos, puede usar la versión que aparece en la Raccolta de 1910.
   
JORGE RONDÓN SANTOS
29 de Septiembre de 2021 (Año Mariano “Espada de Lepanto”)
Fiesta de la dedicación de la iglesia de San Miguel Arcángel en Monte Gárgano; de las Santas Rípsima, Gayana y compañeras, Vírgenes y Mártires; y de San Liudvino de Tréveris, Obispo y Confesor. Nacimiento de San Fernando, Príncipe Infante de Portugal; de Miguel de Cervantes Saavedra y del Padre Luis de Molina SJ. Martirio del Bienaventurado Lorenzo Ruiz de Manila y de San René Goupil Provost SJ; y Tránsito del Bienaventurado Miguel Ángel Builes Gómez, obispo de Santa Rosa de Osos (Colombia). Fundación de San Miguel de Culiacán (México), de la Villa de La Plata de la Nueva Toledo (actual Sucre, Bolivia), de la Villeta de San Miguel (Colombia), de la Villa de Real de Minas de San Miguel de Tegucigalpa (Honduras), de San Pedro de La Guaira (Venezuela) y de la Villa de San Miguelito (México); Promulgación de la Bula Universális Ecclésiæ, restaurando la jerarquía católica en Inglaterra y Gales; Nombramiento de Francisco Franco Bahamonde como Jefe de Estado Español y Generalísimo de los Ejércitos del Bando Nacional; y Dedicación de la iglesia de San Miguel Arcángel en Chihuahua (México) por Mons. David Dávila Gándara, Superior de la Sociedad Sacerdotal Trento.

2 comentarios:

  1. Cuando toco en Edición 1910 y en Edición 1957 me redirige a otra pagina que no tiene nada que ver.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.