miércoles, 8 de septiembre de 2021

ORACIÓN A SAN ROBERTO BELARMINO

Tomada del COLLECTIF SAINT ROBERT BELLARMINE (Francia). Traducción propia.
   
  
ORACIÓN A SAN IGNACIO DE LOYOLA CONTRA LA MASONERÍA
Oh San Ignacio, mi amado Patrón, tú has tomado a Jesús por Cabeza en la guerra que has librado contra el Infierno, ardiendo con el deseo de asegurar el reino de Dios en todas partes. Ahora, he aquí que una sociedad impía, que se enorgullece de tener al príncipe de las tinieblas por cabeza, extiende sus estragos por toda la tierra y hace una guerra a muerte contra Jesucristo y contra las almas.

Ella juró exterminar a la Iglesia de Dios, destruyendo el poder temporal y espiritual del Vicario de Jesucristo, secando la fuente de vocaciones sacerdotales y religiosas, derrocando la fe mediante la corrupción de las costumbres y preparando generaciones sin Dios, a través de la educación impía de la niñez y la juventud.

¡Oh valiente Soldado de Jesucristo y de su Iglesia, depende de ti elevar el estandarte de la guerra contra el diablo y contra sus secuaces criminales! ¡Depende de ti suplicar a la Virgen Inmaculada que aplaste la cabeza de la serpiente infernal y haga resplandecer la gloria de su inmaculada Concepción!

Oh buen Padre, tú que eres tan poderoso contra los demonios, reprime su audacia y arrójalos al abismo; humilla y quebranta a los enemigos de Dios; salva de sus manos las almas que han seducido; pero sobre todo, oh gran Santo, ten piedad de los jóvenes, sálvalos de la pérdida de la fe. Así sea.

ORACIÓN DE LA MISA 
Oh Dios, que para hacer retroceder las trampas del error y defender los derechos de la Sede Apostólica has dotado a tu Pontífice y Doctor el Bienaventurado San Roberto, de una ciencia y una virtud admirables: haz que por sus méritos y su intercesión, crezcamos en el amor de la verdad y que los corazones de los perdidos vuelvan a la unidad de tu Iglesia. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

LETANÍA
Sagrado Corazón de Jesús, salvación de los que en Ti esperan, ten piedad de nosotros.
  
Oh María, terrible como un ejército en orden de batalla, ayúdanos.

Nuestra Señora de La Salette y Fátima, ayúdanos.

San José, Terror de los demonios y Protector de la santa Iglesia, ayúdanos.

San Miguel Arcángel, abanderado de la Santísima Trinidad y nuestro auxilio en todas nuestras adversidades, ayúdanos.

San Pedro y San Pablo que intercedeis sin cesar por la santa Iglesia, ayúdanos.

San Ignacio de Loyola y San Roberto Belarmino, flagelos de herejías y poderosos refuerzos de la Iglesia militante, ayudadnos.

Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís, pilares de la Iglesia y defensores de la fe que aplasta las herejías, ayudadnos.

San Remigio, Santa Genoveva, Santa Clotilde, San Luis, Santa Juana de Arco, San Vicente de Paúl y todos los santos de Francia, ayudadnos.

Todos los Santos y Ángeles, ayudadnos en la lucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.