sábado, 11 de septiembre de 2021

TONTERAS CONCILIARES

Noticias tomadas de GLORIA NEWS.
  
   
    
El presbítero Mathieu Jasseron, de 36 años, engaña a su público en un vídeo de TikTok (25 de agosto), en el que explica «por qué la homosexualidad [practicada] no es en definitiva un pecado».
  
El vídeo generó 422.500 clics y 5.514 comentarios. Jasseron tiene 627.000 seguidores y está activo en TikTok desde agosto de 2020.
  
Hablando como una ametralladora, cuenta que «no ha encontrado» ni en la Biblia ni en el Catecismo que la homosexualidad sea pecado, y cita la infame muletilla de Francisco Bergoglio «¿Quién soy yo para juzgar?».
    
Jasseron es párroco en Joigny, en la arquidiócesis de Sens-Auxerre, cuyo arzobispón, Hervé Giraud, de 64 años, dice de él: «No hace proselitismo [= no proclama el Evangelio] y por eso funciona».
   
Procedente de una familia no religiosa, Jasseron ha sido administrador de activos. Fue instalado presbítero en junio de 2019, el primer presbítero diocesano después de ocho años.
  
La falta de sacerdotes en Sens-Auxerre es tan dramática que el arzobispón Hervé Jean Robert Giraud, se hizo cargo de una parroquia en septiembre de 2021. 18 de los 34 presbíteros diocesanos tienen más de 75 años. Este año han fallecido nueve de ellos. 
  
    
   
El obispón de Noto (Sicilia) Antonio Staglianò elogió en el Osservatore Romano (4 de septiembre), la canción de John Lennon “Imagine”, diciendo que «reconfigura poéticamente un nuevo mundo» que, “sin exagerar”, está en línea con el “magisterio” de Fratelli tutti.
    
Staglianò, un consumado cantante de pop y guitarrista (“inventor de la teología pop”), ha estado cantando “Imagine” en Navidad a su diócesis porque «Jesús también habría cantado esta canción con convicción».
   
El problema: la canción comienza con las palabras «imagina que no hay cielo» y luego agrega «y tampoco religión».
   
Pero esto no es un problema para Staglianò porque «hay que negar un paraíso por el que se mata y muere», aunque no se dice nada sobre ese “paraíso” en la canción de Lennon.
   
Staglianò trivializa el ateísmo al afirmar que es «una negación de un ídolo de Dios falso que incluso los cristianos deberían negar (un Dios por quien matar y hacer guerras “porque Dios lo quiere”)». Debería decirle esto a los millones de cristianos asesinados por ateos militantes.
   
Curiosamente, Staglianò se refiere en su artículo cinco veces a Francisco Bergoglio que apunta al objetivo de tanta locura: un obispón loco escribe un artículo loco en un loco diario para atraer la atención de un Antipapa de ideas afines, esperando que tal locura altisonante lo lleve a la loca Curia romana después de doce años en una minidiócesis provincial.
   
Sin embargo, desde julio de 2019, Staglianò ha encontrado un competidor en Giovanni Mosciatti que se estableció como un “obispón del rock” al tocar la trompeta en una banda de rock la noche después de su incorporación como obispón de Ímola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.