martes, 21 de septiembre de 2021

RUMORES DE COMISARIAMIENTO: AHORA A COMUNIÓN Y LIBERACIÓN

Noticia tomada de INFOVATICANA.
   

La ausencia del superior de Comunión y Liberación (CL), Julián Carrón Pérez, de la reunión convocada por el Santo Padre con los líderes de los nuevos movimientos eclesiales puede ser indicio de tensiones con la Santa Sede que podrían abocar a un comisariamiento de CL, advierte el vaticanólogo italiano Aldo Maria Valli.
    
Primero fueron los Mémores Dómini, los célibes consagrados del movimiento Comunión y Liberación, fundado por el sacerdote italiano Luigi Guissani Gelosa, comisariados el año pasado. El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida en el Vaticano nombró al sacerdote jesuita Gianfranco Ghirlanda como delegado pontificio para la asociación laical el pasado junio “para que la guíe [a la asociación] en el proceso de revisión del directorio y del estatuto y contextualmente en el saneamiento de algunos problemas asociativos ya señalados al dicasterio”.
    
Y ahora el movimiento en sí parece haber entrado en curso de colisión con la Santa Sede, informa Valli. Recuerda Valli que el pasado jueves se produjo el encuentro del Santo Padre con los líderes de los movimientos eclesiales para explicarles el sentido del decreto papal del 11 de junio, que revisa las normas de elección de los directores de movimientos y asociaciones, prohibiendo el liderazgo vitalicio y poniendo el límite de cada mandato en quince años. Y Carrón le dio plantón, mandando a un representante, a pesar de que el propio cardenal Kevin Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, le había advertido de que debía asistir. Tampoco se presentó Antonella Frongillo, presidenta de los Mémores Dómini.
     
En la Curia han tomado nota de este gesto desafiante, y el rumor que recoge Valli de fuentes internas a la dirección de CL es que Farrell piensa proponer el comisariamiento del movimiento.
    
A Carrón se le acusa de ambición personal. En el núcleo del conflicto estaría un contraste en el modo de concebir el liderazgo. Por una lado están, apoyados por la Curia, quienes creen que el carisma fundacional lo hereda el movimiento como tal, en su conjunto, y por otro la visión de Carrón, que parece pensar que ese carisma lo hereda del fundador su sucesor en línea directa.
   
Estas fricciones tienen, además, un triste efecto colateral: el de perjudicar el proceso de canonización del fundador, Luigi Giussani.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.