viernes, 17 de diciembre de 2021

LA “VIDA LLENA DE CONTRADICCIONES” DE BERGOGLIO

Noticia tomada de GLORIA NEWS.
     

Cuando Jorge Mario Bergoglio era provincial de los jesuitas en Argentina pedía información a los demás, especialmente a los hermanos, para decidir si admitía candidatos al sacerdocio.
    
Hablando a los jesuitas Pierre Salambier y Georges Marangos (presbítero y hermano lego respectivamente) el 4 de diciembre (Transcripción: La Civiltà Cattolica, 16 de diciembre), recordó a un estudiante particularmente bueno, inteligente y simpático, pero que los hermanos le dijeron: «Tenga cuidado, mándelo a trabajar un poco antes de ordenarlo». Según Francisco Bergoglio, ellos «veían debajo del agua».
    
Siguiendo su habitual esquema de blanco y negro, Bergoglio dijo que los sacerdotes son «abstractos» mientras que los hermanos son prácticos y entienden bien los conflictos y las dificultades.
    
Sobre el general de los jesuitas Pedro Arrupe (1907-1991), que dirigió la Compañía de Jesús en un estado de decadencia sin precedentes, Francisco Bergoglio dijo al presbítero coreano Pierre Chongk Tzoun-Chan (fundador del Centro Arrupe en Atenas) que «renovó la espiritualidad de la Compañía y la hizo crecer».
    
Algunas frases después, Bergoglio admite ante el francés Sébastien Freris (de 84 años) que cuando él entró en el noviciado, había 33.000 jesuitas y ahora más o menos la mitad, «y seguiremos disminuyendo en número».

Francisco Bergoglio ataja que «si la vocación no llega, no depende de nosotros», como si la decadencia de los jesuitas hecha en casa no tuviera efecto sobre las vocaciones.

Hablando con el flamenco-belga Tonny Cornoedus del «final de un jesuita», Bergoglio dijo que para él la vejez está «llena de contradicciones, pero con una sonrisa, con la alegría del trabajo hecho».

Para Bergoglio, un viejo jesuita que sigue trabajando y «sufriendo de contradicciones» pero que no pierde la sonrisa es un «canto de esperanza».

Recordó una película sentimental que le gustaba de niño: El retorno del soldado. Un soldado que volvía a su casa cansado, herido, pero con la sonrisa de quien regresa a casa y ha cumplido con su deber.

Por último, Francisco define para el polaco Marcin Baras (46 años) la lógica del Reino de Dios como «la lógica de la contradicción», cuando en realidad es la definición del Reino del Diablo.

2 comentarios:

  1. Bergoglio miente cuando habla de “El retorno del soldado”: lejos de la almibarada versión cinematográfica de 1982 (y que fue estrenada en español al año siguiente, teniendo él 37), la novela escrita por Rebbeca West (seudónimo de Cicily Isabel Fairfield) en 1918 trata sobre el estrés postraumático (neurosis de guerra, como era conocida entonces esta patología) sufrido por el capitán británico Chris Bradly durante la Gran Guerra. Si Bradly aparece «con una sonrisa» es porque sus recuerdos quedaron detenidos en un amorío que tuvo de joven con Margaret Grey, no porque regresa a casa con su esposa Kitty, que busca hacerlo volver a la realidad de su condición como hombre de clase alta (aun cuando eso le signifique que le toque regresar al Frente Occidental).

    En esa perspectiva, Bergoglio quiere volver a la época eufórica de los primeros años del Vaticano II, cuando, lejos de la “primavera conciliar”, su iglesia está ya para morir en medio de escándalos y apostasía, y ÉL MISMO contribuye a un rápido final.

    ResponderEliminar
  2. El Sr. Bergoglio ha creado 88 cardenales hasta ahora,en las fechas que se indican:
    22 de febrero de 2014
    14 de febrero de 2015
    19 de noviembre de 2016
    28 de junio de 2017
    28 de junio de 2018
    5 de octubre de 2019
    28 de noviembre de 2020.
    A quíen habrá pedido asesoramiento?.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.