sábado, 11 de diciembre de 2021

EL LADO SATÁNICO DEL BELÉN ANDINO EN EL VATICANO


Un detalle muy evidente en el belén que el Vaticano exhibirá este año (y que fue inaugurado el día de hoy en presencia del embajador peruano ante la Santa Sede Jorge Eduardo Román Morey, el obispón de Huancavelica Carlos Alberto Salcedo Ojeda OMI, la arquitecta Natalí Santana Girón y el artesano Manuel Breña Martinez) es la presencia de las llamas. Quizá no significa nada para un lector no especializado, pero la realidad es que en las religiones andinas, las llamas son una de las ofrendas que se hacen a la Pachamama, y también a las huacas (demonios) en cuevas y minas. En este último aspecto, traemos a comento la investigación de Nicky Pío sobre uno de esos demonios, conocido como El Tío y adorado en Cerro Rico del Potosí (Bolivia). Recomendamos hacer la oración a San Miguel Arcángel y un Ave María antes de leer este artículo (tomado de SAN MIGUEL ARCÁNGEL):
   
¿CONOCEN A EL TÍO?: ES UN DIABLO QUE GOBIERNA EL INFRAMUNDO (IGUAL QUE LA PACHAMAMA) DE LAS MINAS DE BOLIVIA
   
   
Muy por debajo de la superficie de la mina más infame de Bolivia, hordas de trabajadores escavan las paredes rocosas del túnel con la esperanza de encontrar incluso un fragmento de mineral de plata. Su trabajo es notoriamente peligroso, cobrando un promedio de 14 vidas por mes. Para mitigar el riesgo, los mineros rinden homenaje al señor del inframundo, una deidad demoníaca conocida como El Tío.
   
Los mineros de Cerro Rico hacen ofrendas diarias a su estatua de El Tío, en la creencia de que les permitirá volver con seguridad a sus familias ese día. Según la creencia, al diablo no le gusta que lo dejen solo. Los mineros van y se sientan con el ídolo para hacerle compañía, compartiendo sus vicios favoritos de alcohol y cigarrillos.
   
   
Cada año, el 1º de agosto (día de la Pachamama, demonio femenino del inframundo ¿qué casualidad?), un grupo de yatari (médicos brujos indígenas) visitan Cerro Rico para realizar un sacrificio ritual con la esperanza de apaciguar al demonio. A continuación una o más llamas (animal preferido también para el ritual sangriento de la Pachamama ¿Qué casualidad?) se sacrifican fuera de la mina y su sangre se extiende por la entrada, la maquinaria y las vetas activas de mineral. Luego se retira el corazón de la llama y se lo lleva adentro para colocarlo a los pies de la estatua. Todos deben abandonar la mina después de la sangrienta ceremonia para darle a El Tío algo de tiempo para disfrutar de su comida.
   
  
Toda esta adoración al diablo crea un conflicto de intereses. Los mineros son, después de todo, católicos devotos y asistentes regulares a la iglesia. Curiosamente, han encontrado una manera de separar por completo sus dos creencias contrastantes. Dios es adorado como el gobernante del mundo de arriba, mientras que El Tío es el señor de las minas de abajo. El Tío nunca es sacado de la mina, mientras que cualquier cosa relacionada con el cristianismo tiene prohibido ser pronunciada en el inframundo.

4 comentarios:

  1. Ese pesebre es peruano .No boliviano .Usan llamas como ganado para lana y carne .En otros paises como islamicos sacrifican las ovejas en honor al falso dios.Hay brujos usan animales como amuletos como patas de zorro ,etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peruano, boliviano, ambos con las mismas supersticiones e idolatrías.

      Eliminar
    2. Sin embargo Sra. Evelyn, coincide el hecho en que este "belén" fue realizado en Huancavelica, una región peruana con un pasado minero y que en todo el Perú (y en otros lados de America) han quedado reminicencias de inadecuados sincretismos.

      Eliminar
  2. Con este Belén cuando se pueda debe seguir el destino de varias esculturas de madera de la Pachamama, que representan a la Madre Tierra y que se habían expuesto en varios actos del Sínodo sobre el Amazonas, fueron robadas y tiradas al río Tíber de la capital italiana.(21/10/2019).

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.