martes, 28 de diciembre de 2021

EL HOLODOMOR, O LA DESTRUCCIÓN DE UCRANIA A MANOS DE STALIN

Tomado de ABC (España).
   
José Stalin en su despacho (Marzo de 1935).
 
En la primavera de 1932, cientos de miles de campesinos ucranianos comenzaron a pasar hambre. Nadie sabía qué estaba ocurriendo exactamente en la región de la «tierra negra», la que el historiador griego Herodoto elogió en la Antigüedad como «la hierba más exuberante del mundo». Los más valientes, y tal vez también los más ingenuos, preguntaron directamente al Honorable Camarada Stalin: «¿Hay alguna ley del Gobierno soviético que establezca que los aldeanos deban pasar hambre?». No sospechaban aún que no se trataba de una ley fallida o de un error del Kremlin, sino de un plan concebido por uno de los psicópatas más aplaudidos del siglo XX.
  
«Ucrania, granero de Rusia, sufre hambre espantosa, y sus habitantes acuden a Moscú mendigando un trozo de pan. La superficie sembrada disminuye, sea por desidia, sea por carencia de semillas. Los almacenes de las capitales pasan semanas enteras sin recibir artículos alimenticios», recogía ABC el 12 de junio de 1932 sobre el oscuro panorama en el imperio comunista.
    
El intento de Stalin de borrar a la nación ucraniana de la faz de la tierra a base de represión, muerte y, sobre todo, hambre nació con la excusa de reordenar los planes agrícolas, pero evolucionó hacia algo más siniestro contra una región de la URSS que seguía manteniendo cierta autonomía y resultaba crucial para la economía de este imperio. Casi cinco millones de personas, cuatro de ellos ucranianos, perecieron del año 1931 al 1934, a consecuencia de la colectivización forzosa puesta en marcha por el dictador comunista. Esta medida obligó al campesinado a convertirse en proletario y provocó una fuga masiva del país. «Han llegado nuevos contingentes de ucranianos, que hacen relatos macabros de la situación creada por la opresión de las autoridades comunistas y el hambre espantosa que azota toda la región. Dicen los emigrados que el movimiento anticomunista se extiende por todo el territorio de Ucrania», contaba ya en julio de 1932 las informaciones internacionales del diario ABC.
   
   

Los destacamentos de la Dirección Política del Estado (GPU) requisaron de forma abusiva el grano y el trigo ucranianos, dejando las tierras sin las semillas necesarias para que pudieran germinar, ni tampoco dar tiempo suficiente a la tierra para que se pudiera volver a plantar. «Noticias llegadas de Rusia dicen que en Ucrania numerosos habitantes abandonan los campos, donde reina el hambre. Muchas tierras están sin labrar y las semillas han servido para la alimentación. Parece también que se han registrado actos de bandidismo en Odesa y otras ciudades», describía con bastante precisión ABC en abril de 1933
  
El Holodomor
Lo que los exiliados calificaron como «Holodomor», un término derivado de las palabras ucranianas «hólod» (голод, «hambre») y «mor» (мор, «exterminio»), desbordó al cabo de los años a la izquierda europea, que hasta después de la Guerra Fría restó importancia a la muerte de cinco millones de personas. En las páginas de ABC (abril de 1933), Álvaro Alcalá Galiano denunciaba el silencio cómplice de los medios de comunicación con todos estos crímenes: «Tengo la certeza de que aquí la Prensa en general no le concedió la importancia que se le ha dado en el extranjero. Tampoco debe sorprendernos el silencio, acaso intencionado, de nuestros órganos revolucionarios, ya que el propio Trotsky ha dicho, con irónico desdén: “En España no necesitamos hacer propaganda comunista en la Prensa, porque allí nos la hacen gratis los periódicos burgueses y capitalistas”». 
   
Mitin del Partido Comunista Español en homenaje a Stalin (Cinema Monumental de Madrid, Noviembre de 1936).
   
Ucrania, Kazajistán y el norte del Cáucaso fueron las regiones más castigadas por la colectivización forzosa, pero todas las regiones de la URSS sufrieron tensiones en esos días y arrojaron a miles de seres hambrientos sobre Moscú. «Comunican de Moscú que el comisario de Comunicaciones ha dado órdenes para que no se despachen billetes de ferrocarril en las regiones afectadas más intensamente por el hambre, para evitar que la gente huya hacia la capital, donde ya se encuentran miles de campesinos de Ucrania y del Volga, que forman filas interminables en los alrededores de los restaurantes y mercados, impresionando a los extranjeros, que es lo que se quiere evitar con la medida apuntada», escribía ABC el 11 de junio de 1932.
  
Hacia 1933, empezaron a llegar noticias a Occidente de un estallido revolucionario en Ucrania, cuya «posesión es cuestión de vida o muerte para el régimen soviético», según informaba ABC el 30 de agosto de ese año. El país seguía suministrando a toda la URSS, a pesar del caos, el 60% del trigo, el 80% del carbón y el 100% del hierro. Los soviéticos disolvieron como medida preventiva el partido comunista ucraniano y comenzaron una purga contra sus principales líderes e intelectuales. «Cuando se decretó la colectivización de las explotaciones agrícolas, la resistencia encarnizada de los campesinos tomó las proporciones de una lucha nacional. La represión terrorista ha diezmado la población y ha sembrado la miseria y el hambre en Ucrania. El régimen soviético sólo se apoya allí en la Policía y en las bayonetas», concluía el artículo sobre los rumores de sedición.

1 comentario:

  1. Hacia noviembre de 2011, la propia Ucrania y 22 gobiernos de otros países han denominado a las acciones del gobierno soviético como un acto de genocidio.​ La declaración conjunta de las Naciones Unidas de 2003 ha definido la hambruna como el resultado de políticas y acciones «crueles» del régimen totalitario que causaron la muerte de millones de personas de etnias como la ucraniana, rusa, kazaja y otras. El 23 de octubre de 2008, el Parlamento Europeo adoptó una resolución, en la que se reconocía el Holodomor como un crimen contra la humanidad. Además de la condena de estos países, el Parlamento Europeo,​ la Asamblea General de las Naciones Unidas,​ la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en su Resolución 1481,la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura​ han expresado su repulsa por los hechos, aunque sin utilizar la expresión genocidio en sus declaraciones.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.