jueves, 30 de diciembre de 2021

ESTO A TRADITIÓNIS CUSTÓDES LE PARECE BIEN

   
El arzobispón de Armagh y Primado de toda Irlanda Eamon Columba Martin Crossnan presidió la Misa navideña de Nochebuena en la parroquia de San Santiago el Mayor en Grange (condado de Louth, Irlanda) como espectáculo emitido por la televisión estatal RTÉ.
   
El culto sirvió de telón de fondo para un concierto que consistió en música sentimental con arpa y flauta, cantantes de ópera profesionales y una versión de Silent night [Noche de Paz] con guitarra irlandesa-gaélica. El corazón del espectáculo fueron las niñas que bailaron durante el evento con capas de colores neón.
    
En su homilía, Martin comparó el frío establo de Belén con las acogedoras celebraciones navideñas modernas, preguntándose “cómo matamos la Navidad con amabilidad”.
   

El presbítero José “Pepe” Planas Moreno, de 73 años, párroco de la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles en el residencial (barrio) Miraflores de los Ángeles (Málaga, España), es un aclamado “sacerdote flamenco” en el grupo Novus Ordo.
  
Una vez más, el domingo 12 de Diciembre onvirtió su parroquia en una plataforma de baile, mientras el ex coro de la iglesia cantaba “villancicos flamencos”. Las personas a las que no les importa la Iglesia están entusiasmadas, aprueba el obispón local.
  
Planas (que es de ascendencia gitana por el lado de su madre) empezó a bailar flamenco en sus servicios en la fiesta de la Virgen del Carmen de 2014 cuando era párroco en Campanillas, otro residencial del extrarradio malagueño. Después de vender dos supermercados a los 26 años y de una breve estadía en la Cartuja de Jerez y en Yuste, fue instalado presbítero en 1991 por el obispón Ramón Buxarrais Ventura después de literalmente ¡un año de seminario! «Si el que canta ora dos veces, el que baila, tres. El baile es una forma de atraer gente a la misa», dice.
   
En su legalista y rígido Motu Proprio Traditiónis Custódes, Francisco Bergoglio llama a los espectáculos de ese tipo «la expresión única de la “lex orándi” del Rito Romano». En otras palabras: NINGÚN presbítero necesita hacer cursos de danza o dirección de eventos para estar a la altura de su tarea.

1 comentario:

  1. Siendo benévolos apliquemos el refrán de que "una vez al año no hace daño".Mejor sería si no se hiciese.
    mejor

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.