martes, 14 de diciembre de 2021

DEFENDIENDO SUS PRIVILEGIOS (Porque ya le toca irse)

Noticia tomada de GLORIA NEWS.
    
 
El obispón de San Isidro, Óscar Vicente Ojea Quintana, de 75 años, presidente de los obispos argentinos, se ha quejado de que también en Argentina se escuchan más las críticas de Francisco Bergoglio que las propias palabras de Francisco.
   
Ojea fue nombrado obispón auxiliar de Buenos Aires bajo Bergoglio en 2006. Presentó tres reflexiones en video sobre los desafíos que enfrenta la Iglesia en Argentina. Sus enemigos son el “extremismo secularizador” y el “fundamentalismo religioso”. Esta última es una palabrota utilizada por los extremistas secularizados para abusar de los católicos.
    
Ojea lucha contra un “fundamentalismo religioso” que “no respeta la libertad de los demás”, alimenta diferentes formas de “intolerancia y violencia” y “añora una Iglesia que imponga poder”. No da ejemplos, sin embargo, estas características son típicas de la Iglesia de Francisco Bergoglio.
    
El fundamentalismo religioso constituye para Ojea “un gran obstáculo” que impide que “en nuestra propia Argentina” se lea a Francisco de manera directa y se pueda recibir “su fecundo magisterio”.
    
Lamentó que “nuestra gente ha escuchado muchas más opiniones y calificaciones sobre él de las que él expresa directamente a través de sus palabras y escritos [confusos]”, lamentó.
   
En consecuencia, Ojea está convencido de que “hay que desenmascarar continuamente estos dos extremos sin dejarnos vencer por un secularismo que hace mundana a la Iglesia ni por un integrismo que le impida inculturarse y leer adecuadamente los signos de los tiempos”. Pero los cobardes obispos argentinos no harán nada.
    
Evidentemente, Ojea sufre de conspiracionismo.

2 comentarios:

  1. "se escuchan más las críticas de Francisco Bergoglio que las propias palabras de Francisco". Bueno tenía que haber dicho que nadie es profeta en su tierra
    Respecto a su fecundo magisterio”.El mejor predicador es fray ejemplo.
    Empleados del Vaticano dirigen una dura carta de queja al Santo Padre, que ha recogido Il Fatto Quotidiano, como respuesta al Motu Proprio del 24/03/2021, propuesto por la Secretaría de Economía.
    Se quejan de la radicalidad de las medidas, recordando las palabras evangélicas sobre el “justo jornal” que merece el trabajador. “¿Cuánto más tendremos que sacrificarnos para pagar un déficit presupuestario que no se deriva de nuestra actividad?”.
    Apelan luego a la Doctrina Social de la Iglesia, a la que tan afecto es el Santo Padre, “incluido el respeto a la dignidad del individuo y la promoción de una sociedad justa, para pedir la suspensión de algunas de estas medidas…».
    Pasan posteriormente a enumerar las que consideran principales fallas del sistema, como desigualdad de trato, privilegios desfasados y el maltrato a los empleados. Al tratar el segundo punto, la redacción se vuelve singularmente apasionada: “¿Por qué pagamos, Santidad? ¿Para las arcas del Óbolo para los pobres, para aumentar los salarios de los gerentes laicos o para los muy caros consultores externos a los que se recurre regularmente?”.

    El documento carece absolutamente de precedentes en ese mundo hermético que es el Estado Vaticano, donde tan frecuente es encontrar activas prácticas y formas que se atacan con vehemencia “ad extra”.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el Vaticano en los últimos decenios ha sido caracterizado como un antro donde los mafiosos, corruptos y tiranos de toda ideología (principalmente izquierdistas como Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, CFK y Juan Manuel Santos) blanquean su dinero y los cardenales montan orgías con drogas, alcohol y sexo (recordar la desaparición de Emmanuela Orlandi, y el caso de Coccopalmiero), y mandan asesinar a los mismos que eligen como Papas (personalmente, no nos creemos que Pío XII ni Juan Pablo I murieron por causas naturales), con Bergoglio la reputación se ha empeorado a niveles dignos de la Rusia estalinista o de la norcoreana dinastía Kim. Para muestra, las purgas contra la Congregación para el Clero (como estos trataron de impedir “Traditiónis Carnífices”, Benjamino Stella fue remplazado en Junio como Prefecto por el surcoreano Lázaro You Heung-sik –antes de cumplir 80 en Agosto–, y el secretario para los Seminarios, el mexicano Jorge Carlos Patrón Wong, fue enviado a la irrelevante Archidiócesis de Jalapa el miércoles pasado) y en la Congregación para la Doctrina de la Fe (por causa de la Declaración del 15 de Marzo –donde no se aprobó “bendecir” las uniones homosexuales, y que Bergoglio a duras penas aprobó con total disgusto–, su oposición a “Traditiónis Carnífices” y a establecer una segunda Comisión sobre las “mujeres diácono”, y que Bergoglio la acusa de no apoyarlo lo suficiente, al secretario Giacomo Morandi lo van a mandar de obispo a una diócesis italiana –Pesaro, Florencia o Reggio–, y estaría considerando remover al prefecto Luis Francisco Ladaria Ferrer en Julio del 2022 y él mismo asumir el puesto –como antes del Vaticano II, cuando los Papas eran prefectos del Santo Oficio–, teniendo como pro-secretario y secretario de dicha congregación a Matteo Visioli y a Armando Matteo –unos presbíteros muy equis, si nos pregunta–).

      Eliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.