martes, 21 de diciembre de 2021

TEÓLOGOS “CATÓLICOS” PIDEN REVOCAR APOSTÓLICÆ CURÆ

Tomado de ACTUALITÉS FSSPX. Traducción propia. Imagen tomada de internet.
   
El “Papa” Benedicto XVI Ratzinger saluda a la “presbítera” anglicana Jane Barbara Hedges, arcediana de la Abadía de Westminster (Viaje a Inglaterra, 2010).
   
Francisco Bergoglio saluda al “arzobispo cantuariense” Justin Welby (al fondo, busto del Papa León XIII, que mediante “Apostólicæ Curæ” declaró la nulidad de las órdenes anglicanas).
   
Un grupo de teólogos “católicos” y anglicanos invitó públicamente al Vaticano a revisar y revocar un documento papal de 1896 que declaró “sin efecto” y “absolutamente nulas” las órdenes anglicanas (Carta Apostólicæ Curæ de León XIII).
    
“Donde una vez caminábamos separadamente, ahora caminamos juntos en amistad y amor”, escribieron los miembros del Grupo de conversación de Malinas después de haber recorrido la historia de los acuerdos ecuménicos entre la Iglesia católica y la Comunión anglicana y haber recordado eventos de colaboración y gestos de reconocimiento.
    
El juicio emitido por el papa León XIII en su carta apostólica Apostólicæ Curæ en 1896 “no compagina con lo que el Espíritu nos ha conducido ahora”, declararon los miembros del grupo, en una suerte de diálogo informal entre católicos y anglicanos que tuvo inicio en el 2013.
    
Los miembros del grupo presentaron su documento el 15 diciembre en la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino en Roma. Este documento de 27 páginas se titula “Soróres in Spe – Hermanas en la esperanza de la resurrección: una nueva respuesta a la condena de las órdenes anglicanas”.
    
Mons. Brian Farrell, secretario del Pontificio Consejo para la promoción de la unidad de los cristianos, afirmó que, si bien el Vaticano no patrocina el diálogo del grupo, “estamos muy felices” que la cuestión de las órdenes anglicanas venga “considerada en el contexto ecuménico hodierno totalmente diverso, visto qué tanto se hizo en las relaciones anglicano-católicas”.
    
“Desde un punto de vista católico, se trata de encontrar el lenguaje teológico y canónico que refleje mejor lo que estamos haciendo en la práctica, o reconocee un auténtico ministerio en otras iglesias”, dijo a Catholic News Service.
    
El contexto de Soróres in Spe es la diferencia teológica y práctica en las relaciones entre católicos y anglicanos en los últimos 125 años y, sobre todo, desde cuando se instituyó el diálogo teológico oficial entre anglicanos y católicos romanos en 1967.
   
Las motivaciones teológicas y canónicas de la decisión del Papa León XIII eran los defectos en la forma y en la intención de los ritos de ordenación anglicanos, porque «no expresan en lo más mínimo la sagrada Orden del Sacerdocio o su gracia y potestad, que es principalmente la potestad “de consagrar y de ofrecer el verdadero Cuerpo y Sangre de el Señor”» y porque la Comunión anglicana introdujo un rito no aprobado por la Iglesia.
    
Pero las declaraciones oficiales concertadas de la Comisión Internacional Anglicana-Católica Romana desde 1970, en particular sobre la Eucaristía y sobre el ministerio, “testifican un íntimo aire de familia entre nuestras tradiciones, que revela una comunión ya compartida”, declaró Soróres in Spe.
    
Finalmente, “el hecho que las mujeres en la mayor parte de las provincias anglicanas pueden ahora ser ordenadas no significa per sé que la condena papal de 1896 deba ser aplicada a la situación actual”, afirma el documento.
   
Un grave error sacramental
Si se sigue el razonamento del documento, el nuevo contexto –ecuménico– podría modificar el juicio emitido por el Papa León XIII.
    
Se trata de ignorar casi completamente la teología sacramental de la Iglesia. El Papa León XIII estableció que los nuevos ritos introducidos por los anglicanos no tenían los elementos formales para constituir un rito católico, y por otra parte fueron introducidos contra la Iglesia. Este juicio no está sujeto a las fluctuaciones del tiempo. Se basa inmediatamente en el rito.
   
Que los anglicanos lo apliquen a las mujeres es otro argumento para afirmar que no es católico, y por eso las ordenaciones en este rito son, con las palabras de León XIII, “absolutamente nulas y sin efecto”.

4 comentarios:

  1. Antes de Apostólicæ Curæ, el sacerdote lazarista Fernand Portal Lafabrie mantuvo correspondencia con el vizconde Lindley Wood Halifax en la década de 1890 para la unión de católicos y anglicanos, con el apoyo del cardenal Mariano Rampolla del Tíndaro. Pero el Papa León XIII, que si se dejó antes por lo del americanismo (que por la intriga de Rampolla, Testem Benevoléntiæ no fue muy conocida en Estados Unidos), con Apostólicæ Curæ defendió contundentemente el Orden Sagrado (y Pío XII, en Sacraméntun Órdinis, definió lo esencial en la forma del Sacramento) declarando que las órdenes anglicanas son totalmente nulas y sin efecto (sentencia ídem para las órdenes conciliares).

    ResponderEliminar
  2. Creo haber entendido que el orden sacerdotal es un sacramento para la iglesia católica y no para la Iglesia Anglicana.No creo que pueda haber acercamiento en este tema, salvo que la iglesia católica se protestanice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, en el artículo 25 de los Treinta y nueve Artículos de Fe del anglicanismo se lee lo siguiente: «Hay dos sacramentos que Cristo, nuestro Señor, ordenó en el Evangelio, es decir, el bautismo y la cena del Señor. Los cinco comúnmente denominados sacramentos, es decir, la confirmación, el perdón, el sacerdocio, el matrimonio y la extremaunción, no deben considerarse sacramentos del Evangelio puesto que han surgido parcialmente del seguimiento corrupto de los apóstoles, y parcialmente son estados vitales permitidos en las Escrituras. Sin embargo, no poseen la naturaleza propia de los sacramentos como los del bautismo y la cena del Señor, dado que carecen de cualquier signo visible o ceremonia ordenada por Dios».

      Ahora bien, este documento del Grupo de Malinas no es sino consecuencia lógica de la protestantización de la iglesia del Vaticano II (que no es ni puede ser la verdadera Iglesia Católica), reflejada en este caso por el rito de ordenación de 1968, que es tan similar al anglicano en ceremonia y graves defectos en la forma e intención que incurre en la misma sentencia del Papa León XIII: sus ordenaciones «han sido, y son, absolutamente nulas y sin efecto». Y ya que estamos, no tiene sentido que Burke, Sarah, Müller o Schneider empleen el Pontifical Romano tradicional para los Ecclésia Dei, porque, como fueron “instalados” con el nuevo rito, no son sacerdotes ni obispos válidos, y sus actos no tienen valor alguno.

      Eliminar
  3. Cuando se publicó la Carta Apostólica Apostolicae Curae del Papa León XIII los anglicanos de buena fe quedaron tan impresionados que se hiceron ordenar de nuevo por Obispos legítimos de rito oriental separados de Roma. ¡Cómo han cambiado las cosas!

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.