martes, 14 de diciembre de 2021

MEDITACIONES PARA EL ADVIENTO, NAVIDAD Y EPIFANÍA (DÍA DECIMOSÉPTIMO)

Meditaciones dispuestas por San Alfonso María de Ligorio, y traducidas al Español, publicadas en Barcelona por la imprenta de Pablo Riera en 1859. Imprimátur por D. Juan de Palau y Soler, Vicario General y Gobernador del Obispado de Barcelona, el 30 de Octubre de 1858.
     
MEDITACIÓN 17.ª: Oriétur vobis sol justítiæ, et sánitas in pennis ejus. (Nacerá para vosotros el sol de justicia, y la salud bajo sus alas. Malaquías IV, 2).
Vendrá vuestro Médico, dice el Profeta, a sanar los enfermos, y vendrá veloz como ave que vuela, y cual sol que al asomar en el horizonte envia al momento su luz al otro polo. Pero he aquí que ya ha venido. Consolémonos, pues, y démosle gracias, dice San Agustin, porque ha bajado hasta el lecho del enfermo, quiere decir, hasta tomar nuestra carne; puesto que nuestros cuerpos son los lechos de nuestras almas enfermas. Los otros médicos, por mucho que amen a los enfermos, solo ponen todo su cuidado para curarlos; pero ¿quién por sanarlos toma para sí la enfermedad? Jesucristo solo, ha sido aquel médico que se ha cargado con nuestros males, a fin de sanarlos. No ha querido mandar a otro, sino venir Él mismo a practicar este piadoso oficio, para ganarse nuestros corazones. Ha querido con su misma Sangre curar nuestras llagas, y con su muerte librarnos de la muerte eterna, de que éramos deudores. En suma, ha querido tomar la amarga medicina de una vida continuada de penas, y de una muerte cruel, para alcanzarnos la vida y librarnos de todos nuestros males. El cáliz que me ha dado el Padre ¿no lo tengo de beber? decia el Salvador a Pedro (San Juan XVIII, 11). Fue, pues, necesario, que Jesucristo abrazase tantas ignominias para sanar nuestra soberbia: abrazase una vida pobre para curar nuestra codicia: abrazase un mar de penas, hasta morir de puro dolor, para sanar nuestro deseo de placeres sensuales.
    
AFECTOS Y SÚPLICAS 
Sea siempre loada y bendita vuestra caridad, Redentor mío. Y ¿qué seria de mi alma tan enferma, y afligida por tantas llagas, si no tuviese a Vos, Jesús mío, que me podeis y quereis sanar? ¡Ah! Sangre de mi Salvador, en ti confio; lávame y sáname: Me arrepiento, amor mío, de haberos ofendido. ¡Vos para manifestarme el amor que me tenéis, habeis llevado una vida tan atribulada, y sufrido una muerte tan amarga!... Yo quisiera manifestaros tambien mi amor; mas ¿qué puedo hacer miserable enfermo y tan débil? ¡Oh Dios de mi alma! Vos podeis curarme, y hacerme santo, pues sois todopoderoso. Encended en mí un gran deseo de daros gusto. Renuncio a todas mis satisfacciones por agradaros, Redentor mío, que mereceis ser complacido a toda costa. ¡Oh sumo Bien! Yo os estimo, y os amo sobre todo otro bien; haced que os ame, y que os pida siempre vuestro amor. Hasta aquí os he ofendido, y no os he amado porque no he solicitado vuestro amor. Este busco ahora, y os pido la gracia de buscarlo siempre. Oídme por los méritos de vuestra Pasión. ¡Oh madre mía, María! Vos estais siempre dispuesta para oír a quien os ruega; Vos amais a quien os ama. Yo os amo, pues, Reina mía; alcanzadme la gracia de amar a Dios, y nada más os pido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.