jueves, 30 de diciembre de 2021

EL PRECURSOR ALEMÁN DE BUGNINI

Media noche del 25 de Diciembre: una celebración litúrgica hecha en vernáculo por un ministro en traje de paisano, sin Ofertorio y sin el Canon de la Misa, con las palabras de la consagración en voz alta, celebrada en una mesa separada del altar y coram populo y con “comunión” en ambas especies y en la mano. Adicionemos que ninguno de los concurrentes (que dicho sea de paso, tomaron la “comunión” por sí mismos, y no de mano del celebrante) fue alentado a confesarse en los días previos o a guardar el ayuno (muchos habían acudido después de comer, y ¡no faltó el que llegó borracho de aguardiente!), y que no se elevó la oblata con las palabras consecratorias.
   
Si bien se parece a cualquier culto modernista, no es de ellos. No. Esto sucedió en 1521, en la iglesia de Santa María de Wittenberg (Alemania). El servicio fue presidido por Andrés Rodolfo von Bodenstein (mejor conocido como Andrés Carlostadio por su ciudad natal, Karlstad), un ex-sacerdote que adhirió a las tesis luteranas después de intentar confutarlo mediante la teología de San Agustín (Carlostadio, al igual que Lutero –que recibió de aquel el doctorado en la universidad de Wittenberg–, era enemigo de la escolástica tomista). Inclusive, cuando el debate de Leipzig en 1519 con el legado papal Juan Eck, Carlostadio tuvo que reconocer que era incompetente para ello, y cedió el puesto a Lutero.
   
Andrés Bodenstein de Karlstad (grabado de la época).
  
El ambiente (de por sí enrarecido no sólo por las 95 tesis, sino por la excomunión decretada por León X contra Lutero y sus adherentes) fue tal que los asistentes mostraron mucho resquemor, pero el concejo local de Wittenberg aprobó en Enero del año siguiente la “nueva liturgia” y la remoción de las imágenes de las iglesias (por ejemplo, a consecuencia de la teología del “desapego” de Carlostadio, toda la imaginería existente en la iglesia de Santa María, comisionada por los nobles y patricios feligreses poco después de la reconstrucción del templo en 1439, fue destruida a piqueta y fuego –a excepción del Judensau, un relieve que muestra a los judíos amamantados por una cerda–). Carlostadio al día siguiente de su “Misa evangélica” se casó con Ana de Mochau, hija de un noble empobrecido. 
   
El 20 de Enero, el Emperador Carlos V y el Papa le exigieron al Elector de Sajonia Federico III que deshiciese los cambios de Carlostadio, lo cual hizo (aunque escribió al consejo de la ciudad para que se compadecieran del predicador). El Obispo de Meissen anuncia una Visita pastoral para la próxima Cuaresma. Lutero mismo, al regresar del castillo de Wartburg en Marzo de 1522 (donde estaba refugiado como “Junker Jörg”, el “Caballero Jorge”), dedicó los sermones de la semana del 9 al 16 de Marzo (conocidos como “Sermones Invocávit”, por haberse iniciado el Domingo I de Cuaresma de ese año) a reencausar el protestantismo de la ciudad frente a las “desviaciones” carlostadianas, que calificó de fanatismo (¡cuando él mismo fue la causa, y posteriormente adherente de tales fanatismos!) y de atropelladas por no tener en cuenta a los débiles. Y para esos “débiles” Lutero creó en 1523 la Fórmula Missæ et communiónis pro ecclésia Vuittembergénsi, cuyos elementos fueron 
  • Introito
  • Kýrie eléison
  • Glória in Excélsis Deo
  • Colecta
  • Epístola
  • Gradual
  • Aleluya (incluso en Cuaresma y el Viernes Santo)
  • Secuencia
  • Evangelio (las velas e incensación son opcionales)
  • Credo Niceno
  • Sermón
  • Prefacio
  • Oración Eucarística
  • Sanctus (mientras se dice Benedíctus qui venit, se elevan el pan y el vino)
  • Oración Dominical
  • Pax
  • Agnus Dei (en ese momento comulgaba primero el pastor y luego los fieles, unos y otros con las dos especies)
  • Colecta
  • Benedicámus Dómino
  • Bendición
Pero el 29 de Octubre de 1525 implementó la Deutsche Messe und Ordnung des Gottesdiensts, totalmente en alemán y cantada:
  • Un cántico espiritual o un salmo
  • Kýrie eléison (tres veces)
  • Colecta (de cara al altar)
  • Epístola (de cara a los fieles)
  • Un himno en alemán (por el coro)
  • Evangelio (de cara a los fieles)
  • Credo
  • Sermón (sobre el Evangelio)
  • Paráfrasis de la Oración dominical
  • Exhortación a los que van a comulgar
  • Consagración del Pan
  • Elevación del Cuerpo de Cristo
  • Distribución del Cuerpo de Cristo
  • Sanctus parafraseado (o el himno “Gott sei Gelobet” de Michael Weisse; o el himno “Jesus Christus unser Heiland”, de Lutero)
  • Consagración del Vino
  • Distribución de la Sangre de Cristo
  • Sanctus o Agnus Dei (remplazable por los himnos “Gott sei Gelobet” o “Jesus Christus unser Heiland”)
  • Colecta de Acción de gracias
  • Bendición aarónica (Números 6, 24-26)
Analizándolas desde cierto punto, la “Misa Evangélica” de Carlostadio, y las luteranas Fórmula MissæDeutsche Messe fueron respectivamente la “Missa Normatíva” y las “Forma Extraordinaria” y “Forma Ordinaria” de la Liturgia Protestante: Lutero estaba esencialmente de acuerdo con Carlostadio y sus ideas, pero considerando que muchos apenas estaban empezando a adoptar la nueva fe, dispuso conservar para estos el latín (lo único que había en alemán en la Fórmula Missæ fue el sermón y algunos himnos), las imágenes, la casulla y la elevación de la hostia (a diferencia de Carlostadio, Lutero creía en la –no menos herética– empanación, esto es, que en el pan está el Cuerpo de Cristo y en el vino su Sangre). Ya después, cuando se maduró la creencia protestante, aparece la Deutsche Messe, que rescata muchos de los conceptos de Carlostadio y se convierte en el modelo litúrgico o diríase, «la expresión de la “lex orándi” protestante» (con distintos cambios según la ideología y los contextos de cada novador: el “Orden Divino” de Cranmer, la “Cena del Señor” calvinista y… el Novus Ordo Missæ de Montini y Bugnini).
  
A todo esto, ¿qué sucedió con Carlostadio después que Lutero y él “partieron palitos”? Después que Lutero hizo prohibir la prédica de Carlostadio, y que sus escritos fueran censurados y confiscados por la universidad de Wittenberg, Carlostadio renunció a sus títulos académicos y se retiró a una propiedad en Wörlitz, donde se hizo conocer como “Hermano Andrés” y trabajó como granjero. En 1523, fue invitado como párroco protestante de Orlamünde, donde dio rienda suelta a sus ideas radicales (algunas totalmente judaizantes como la observancia del Sábado en vez del Domingo, por lo que fue condenado como hereje por los anabaptistas). Si bien mantuvo contactos con la Liga de los Elegidos de Tomás Müntzer por sus ideas comunistas (Dato curioso: entre 1970 y 1990, el retrato de Müntzer aparecía en el billete de 5 marcos de Alemania Oriental. Por algo será…), Carlostadio no adhirió a ellos, porque creía que la violencia no podía ser usada en nombre de la religión. Cuando estalló la Guerra de los Campesinos Alemanes, pidió refugio con Lutero, el cual lo acogió en su casa y su esposa Catalina Bora fue la madrina de uno de los hijos de Carlostadio –aunque le tocó firmar una pseudo-retractación por el delito de insurrección, y ganarse la vida como granjero y mesero en una taberna–. Luego, le tocó abandonar Sajonia y migró a Suiza, donde fue ministro en Altstätten y Zúrich (Ulrico Zuinglio compartía muchas ideas con él). Posteriormente fue ministro de la iglesia de San Pedro y profesor de hebreo y rector de la universidad de Basilea. Allá en Basilea fue donde halló la muerte el 24 de Diciembre de 1541, en medio de la plaga. Respecto de su muerte, mientras su amigo suizo Enrique Pantaleón le dedicó un poema fúnebre llamándolo «Gloria, fama y adorno de Suiza», Lutero sentenció: «Si juzgas el árbol por sus frutos, esta persona bailó directo al infierno, sí, cayó de cabeza». Actualmente, incluso los protestantes lo consideran un ejemplo del peligro de sobreenfatizar la aplicación de la doctrina por encima de la misma doctrina (¿Vaticano II, por qué no aprendiste esa lección?).
   
Finalmente, unas cuantas palabras a los modernistas neoconservadores: contrario a lo que plantea el profesor César Félix Sánchez Martínez en su artículo de Adelante La Fe, no hay más alternativa que seguir el Novus Ordo como lo seguían Carlostadio y Bugnini, como lo quiere Francisco Bergoglio en “Traditiónis Custódes”; pensar que se puede “salvar la intención” o “celebrar católicamente” el Novus Ordo (como salió en la Edítio Týpica de 1969) es un absurdo que ni merece la menor consideración. Bueno, hay otra alternativa: Reconocer que la Iglesia Deuterovaticana NO ES LA VERDADERA IGLESIA CATÓLICA y que su Novus Ordo Missæ NO ES SINO UNA LITURGIA FALSA, y salir de ella.
   
JORGE RONDÓN SANTOS
30 de Diciembre de 2021 (Año Mariano “Espada de Lepanto”).
Día VI infraoctava de la Navidad. Fiesta de la Beata Margarita Colonna, Virgen y religiosa. Traslación de San Santiago el Mayor, Apóstol y Mártir de la Fe. Martirio de de San Félix I, Papa y Mártir; tránsito de San Juan Francisco de Régis SJ, Sacerdote y Confesor. Victoria naval de Castilla en la Batalla de La Rochela (Francia). Aparición de la Virgen de la Nube en Guápulo (Ecuador).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.