sábado, 18 de diciembre de 2021

SE ADELANTÓ LA “MASACRE DE NAVIDAD” CONTRA LOS “ECCLÉSIA DEI”


Este tipo de escenas desaparecerán de los ambientes conciliares (“Ordenación diaconal” para la Fraternidad Sacerdotal San Pedro por François Robert Bacqué, ex Nuncio Apostólico en los Países Bajos. Iglesia parroquial de San Galo de Gestratz, Alemania, 7 de Mayo de 2016).
 
Lo que era un secreto a voces (y Michael Callier y RORATE CÆLI lo anticiparon), hoy salió a la luz: El Vaticano modernista, en su afán de acabar con –el que creen es– el Rito Romano Tradicional, prohibió simular las “confirmaciones” y la “ordenación” en este rito, por medio de unas respónsa ad dúbia respecto a Traditiónis Custódes que fueron publicadas el día de hoy (con fecha 4 de Diciembre):
CONGREGACIÓN PARA EL CULTO DIVINO Y LA DISCIPLINA DE LOS SACRAMENTOS
   
RESPONSA AD DUBIA SOBRE ALGUNAS DISPOSICIONES DE LA CARTA APOSTÓLICA EN FORMA DE «Motu Proprio» TRADITIONIS CUSTODES DEL SUMO PONTÍFICE FRANCISCO
  
A LOS PRESIDENTES DE LAS CONFERENCIAS DE OBISPOS
   
Eminencia / Excelencia Reverendísima:
  
Tras la publicación por parte del papa Francisco de la Carta Apostólica en forma de «Motu Proprio» Traditionis custodes sobre el uso de los libros litúrgicos anteriores a la reforma del Concilio Vaticano II, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos —que ejerce, para los asuntos de su competencia, la autoridad de la Santa Sede (cf. Traditionis custodes, n. 7)— ha recibido diversas peticiones a fin de aclarar su correcta aplicación. Algunas cuestiones se han planteado desde diversos lugares y con mayor frecuencia: por ello, después de haberlas examinado detenidamente, tras haber informado al Santo Padre y habiendo recibido su consentimiento, se publican ahora las respuestas a las preguntas más recurrentes.
   
El texto del Motu Proprio y la Carta a todos los Obispos que lo acompaña expresan claramente las razones de cuanto ha dispuesto el papa Francisco. El primer objetivo es continuar “en la búsqueda constante de la comunión eclesial” (Traditionis custodes, Preámbulo) que se expresa reconociendo en los libros litúrgicos promulgados por los santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, en conformidad con los decretos del Concilio Vaticano II, la única expresión de la lex orándi del Rito Romano (cf. Traditionis custodes, n. 1). Esta es la dirección en la que queremos caminar y este es el sentido de las respuestas que aquí publicamos: toda norma prescrita tiene siempre el único fin de salvaguardar el don de la comunión eclesial caminando juntos, con convicción de mente y corazón, en la línea indicada por el Santo Padre.
   
Es triste ver cómo el vínculo más profundo de unidad —la participación al único Pan partido que es su Cuerpo ofrecido para que todos sean uno (cf. Jn 17, 21)— se convierte en motivo de división: es tarea de los Obispos, cum Petro et sub Petro, salvaguardar la comunión, condición necesaria —nos lo recuerda el apóstol Pablo (cf. 1Cor 11, 17-34)— para poder participar en la mesa eucarística.
   
Un hecho es innegable: los Padres conciliares sintieron la urgencia de una reforma para que la verdad de la fe celebrada apareciera cada vez más en toda su belleza y el pueblo de Dios creciera en la participación plena, activa y consciente de la celebración litúrgica (cf. Sacrosánctum Concílium n. 14), momento actual de la historia de la salvación, memorial de la Pascua del Señor, nuestra única esperanza.
   
Como Pastores no debemos prestarnos a polémicas estériles, capaces sólo de crear división, en las que el hecho ritual es a menudo instrumentalizado por visiones ideológicas. Más bien, todos estamos llamados a redescubrir el valor de la reforma litúrgica salvaguardando la verdad y la belleza del Rito que nos ha dado. Para ello, somos conscientes de que es necesaria una formación litúrgica renovada y continua, tanto para los sacerdotes como para los fieles laicos.
   
En la solemne clausura de la segunda sesión del Concilio (4 de diciembre de 1963) san Pablo VI se expresaba así (n. 11):
«Por lo demás, no ha quedado sin fruto la ardua e intrincada discusión, puestos que uno de los temas, el primero que fue examinado, y en un cierto sentido el primero también por la excelencia intrínseca y por su importancia para la vida de la Iglesia, el de la sagrada liturgia, ha sido terminado y es hoy promulgado por Nos solemnemente. Nuestro espíritu exulta de gozo ante este resultado. Nos rendimos en esto el homenaje conforme a la escala de valores y deberes: Dios en el primer puesto; la oración, nuestra primera obligación; la liturgia, la primera fuente de la vida divina que se nos comunica, la primera escuela de nuestra vida espiritual, el primer don que podemos hacer al pueblo cristiano, que con nosotros que cree y ora, y la primera invitación al mundo para que desate en oración dichosa y veraz su lengua muda y sienta el inefable poder regenerador de cantar con nosotros las alabanzas divinas y las esperanzas humanas, por Cristo Señor en el Espíritu Santo».
Cuando el papa Francisco (Discurso a los participantes en la 68ª Semana Litúrgica Nacional, Roma, 24 de agosto de 2017) nos recuerda que “después de este magisterio, después de este largo camino podemos afirmar con seguridad y con autoridad magisterial que la reforma litúrgica es irreversible” quiere indicarnos la única dirección hacia la cual estamos llamados a dirigir, con alegría, nuestra tarea como Pastores.
   
Confiamos a María, Madre de la Iglesia, nuestro servicio para “mantener la unidad del espíritu con el vínculo de la paz” (Ef 4,3).
   
En la sede de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, a 4 de diciembre de 2021, en el 58º aniversario de la promulgación de la Constitución sobre la Sagrada Liturgia Sacrosanctum Concilium.
   
✠ Arthur Roche 
Prefecto 
   
El Sumo Pontífice Francisco, durante una Audiencia concedida al Prefecto de esta Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos el 18 de noviembre de 2021, ha sido informado y ha dado su aprobación a la publicación de las presentes RESPONSA AD DUBIA junto con algunas NOTAS EXPLICATIVAS.
Las dúbia son las siguientes:
1.º
Traditionis custodes, Art. 3.  Epíscopus, in diœcésibus ubi adhuc unus vel plures cœtus celébrant secúndum Missále antecédens instauratiónem anni 1970 [El obispo de la diócesis en la que hasta ahora existen uno o varios grupos que celebran según el Misal anterior a la reforma de 1970]:
  
[…]
 
§ 2. státuat unum vel plures locos ubi fidéles, qui his cœ́tibus adhǽrent, conveníre possint ad Eucharistíam celebrándam (nec áutem in ecclésiis parœciálibus nec novas parœ́cias personáles érigens) [designar uno o más lugares donde los fieles adherentes a estos grupos puedan reunirse para la celebración eucarística (no obstante, no en las iglesias parroquiales y sin la erección de nuevas parroquias personales)];
A la pregunta propuesta: Donde no sea posible encontrar una iglesia u oratorio o capilla disponible para acoger a los fieles que celebran con el Missale Romanum (Editio tipyca 1962), ¿puede el Obispo diocesano pedir a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos la dispensa de la disposición del Motu Proprio Traditionis custodes (Art. 3 § 2), y, por tanto, permitir así la celebración en la iglesia parroquial? 
   
Se responde: Afirmativamente. 
  
Nota explicativa. 
El Motu Proprio Traditionis custodes en el art. 3 § 2 pide que el Obispo, en las diócesis en las que hasta ahora hay presencia de uno o más grupos que celebran según el Misal precedente a la reforma de 1970 «indicar uno o varios lugares donde los fieles pertenecientes a estos grupos pueden reunirse para la celebración de la Eucaristía (no en las iglesias parroquiales y sin erigir nuevas parroquias personales)». La exclusión de la iglesia parroquial pretende afirmar que la celebración eucarística según el rito precedente, al ser una concesión limitada a dichos grupos, no forma parte de la vida ordinaria de la comunidad parroquial.
   
Esta Congregación, ejerciendo, para los asuntos de su competencia, la autoridad de la Santa Sede (cf. TC 7), puede conceder, a petición del Obispo diocesano, que la iglesia parroquial sea utilizada para la celebración según el Missale Romanum de 1962 sólo en el caso de comprobar la imposibilidad de utilizar otra iglesia, u oratorio o capilla. La valoración de esta imposibilidad debe hacerse con escrupulosa atención.
   
Además, dicha celebración no es oportuno que sea incluida en el horario de las Misas parroquiales, ya que a ella sólo participan los fieles que forman parte del grupo. Por último, evítese que coincidan con las actividades pastorales de la comunidad parroquial. Se entiende que, en el momento que haya otro lugar disponible, se retirará esta licencia.
   
En estas disposiciones no hay ninguna intención de marginar a los fieles vinculados a la forma celebrativa precedente: sólo pretenden recordarles que se trata de una concesión para proveer a su bien (en vista del uso común de la única lex orandi del Rito Romano) y no de una oportunidad para promover el rito precedente.
  
2.º

Traditionis custodes, Art. 1. Libri litúrgici a sanctis Pontifícibus Páulo VI et Joánne Páulo II promulgáti, juxta decréta Concílii Vaticáni II, única expréssio “legis orándi” Ritus Románi sunt [Los libros litúrgicos promulgados por San Pablo VI y San Juan Pablo II, en conformidad con los decretos del Concilio Vaticano II, son la única expresión de la “lex orándi” del Rito Romano].
  
Art. 8.  Normæ, dispositiónes, concessiónes et consuetúdines antecedéntes, quæ confórmes non sint cum harum Litterárum Apostolicárum Motu Próprio datárum præscríptis, abrogántur [Quedan derogadas las normas, instrucciones, permisos y costumbres anteriores que no se ajusten a las disposiciones del presente Motu Proprio].
A la pregunta propuesta: Según las disposiciones del Motu Proprio Traditionis custodes, ¿es posible celebrar los sacramentos con el Rituale Romanum y el Pontificale Romanum precedentes a la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II?
   
Se responde: Negativamente. Sólo las parroquias personales erigidas canónicamente que, según cuanto dispone el Motu Proprio Traditionis custodes, celebran con el Missale Romanum de 1962, están autorizadas por el Obispo diocesano a conceder la licencia para hacer uso del Rituale Romanum (última editio typica 1952) y no del Pontificale Romanum precedente a la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II.
   
Nota explicativa. El Motu proprio Traditionis custodes pretende restablecer en toda la Iglesia de Rito Romano una única e idéntica oración que exprese su unidad, según los libros litúrgicos promulgados por los santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, conforme a los decretos del Concilio Vaticano II y en línea con la tradición de la Iglesia.
   
El Obispo diocesano, como moderador, promotor y custodio de toda la vida litúrgica, ha de trabajar para que en su diócesis se vuelva a una forma celebrativa unitaria (cf. Papa Francisco, Carta a los Obispos de todo el mundo que acompaña el texto del Motu Proprio Traditionis custodes).
   
Esta Congregación, ejerciendo, para los asuntos de su competencia, la autoridad de la Santa Sede (cf. TC 7), retiene que, queriendo avanzar en la dirección indicada por el Motu Proprio, no se deba conceder la licencia para hacer uso del Rituale Romanum y del Pontificale Romanum precedentes a la reforma litúrgica, libros litúrgicos que, como todas las normas, instrucciones, concesiones y costumbres anteriores, han sido abrogados (cf. TC 8).
   
Sólo en las parroquias personales canónicamente erigidas que, según las disposiciones del Motu Proprio Traditionis custodes, celebran con el Missale Romanum de 1962, el Obispo diocesano está autorizado a conceder, según su discernimiento, la licencia para hacer uso sólo del Rituale Romanum (última editio typica 1952) y no del Pontificale Romanum precedente a la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II. Hay que recordar que la fórmula para el Sacramento de la Confirmación fue modificada para toda la Iglesia latina por san Pablo VI con la Constitución apostólica Divínæ consórtium natúræ (15 de agosto de 1971).
   
Tal disposición pretende subrayar la necesidad de afirmar claramente la orientación indicada por el Motu Proprio, que ve en los libros litúrgicos promulgados por los santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, en conformidad con los decretos del Concilio Vaticano II, la única expresión de la lex orándi del Rito Romano (cf. TC 1).
   
En la aplicación de cuanto ha sido dispuesto se ha de procurar acompañar a todos los vinculados con la forma celebrativa precedente hacia una plena comprensión del valor de la celebración en la forma ritual que nos ha sido entregada por la reforma del Concilio Vaticano II, por medio de una formación adecuada que permita descubrir cómo es testimonio de una fe inalterada, expresión de una eclesiología renovada, fuente primaria de espiritualidad para la vida cristiana.
   
3.º
Traditionis custodes, Art. 3. Epíscopus, in diœcésibus ubi adhuc unus vel plures cœtus celébrant secúndum Missále antecédens instauratiónem anni 1970 [El obispo de la diócesis en la que hasta ahora existen uno o varios grupos que celebran según el Misal anterior a la reforma de 1970]:
§ 1.  cértior fiat cœtus illos auctoritátem ac legítimam natúram instauratiónis litúrgicæ, normárum Concílii Vaticáni II Magistériique Summórum Pontíficum non excludére [debe determinar que estos grupos no niegan la validez y la legitimidad de la reforma litúrgica, dictada por el Concilio Vaticano II y el Magisterio de los Sumos Pontífices];
A la pregunta propuesta: Si un presbítero, al que se le ha concedido el uso del Missale Romanum de 1962, no reconoce la validez y la legitimidad de la concelebración —negándose a concelebrar, en particular, en la Misa Crismal— ¿puede seguir beneficiándose de esta concesión? 
   
Se responde: Negativamente. Sin embargo, antes de revocar la concesión de hacer uso del Missale Romanum de 1962, el Obispo procure entablar un diálogo fraterno con el presbítero; asegurarse que tal actitud no excluya la validez y la legitimidad de la reforma litúrgica, de los dictados del Concilio Vaticano II y del Magisterio de los Sumos Pontífices; y acompañarlo hacia la comprensión del valor de la concelebración, especialmente en la Misa Crismal. 
   
Nota explicativa. El art. 3 § 1 del Motu Proprio Traditionis custodes pide al obispo diocesano comprobar que los grupos que solicitan celebrar con el Missale Romanum de 1962 “no excluyan la validez y la legitimidad de la reforma litúrgica, de los dictados del Concilio Vaticano II y del Magisterio de los Sumos Pontífices”.
  
San Pablo recuerda con fuerza a la comunidad de Corinto que debe vivir la unidad como condición necesaria para poder participar en la mesa eucarística (cf. 1Cor 11, 17-34).
   
En la Carta enviada a los Obispos de todo el mundo para acompañar el texto del Motu Proprio Traditionis custodes el Santo Padre se expresa así: «Dado que “las acciones litúrgicas no son acciones privadas, sino celebraciones de la Iglesia, que es sacramento de unidad” (cf. Sacrosanctum Concilium, n. 26), deben realizarse en comunión con la Iglesia. El Concilio Vaticano II, al tiempo que reafirmó los vínculos externos de incorporación a la Iglesia —la profesión de fe, los sacramentos, la comunión —, afirmó con san Agustín que es condición para la salvación permanecer en la Iglesia no sólo “con el cuerpo”, sino también “con el corazón” (cf. Lumen Gentium, n. 14)».
   
El deseo explícito de no participar en la concelebración, especialmente en la Misa Crismal, parece expresar una falta, tanto de aceptación de la reforma litúrgica, como de comunión eclesial con el Obispo, requisitos necesarios para la concesión para celebrar con el Missale Romanum de 1962.
  
Sin embargo, antes de revocar la concesión de uso del Missale Romanum de 1962, el Obispo ofrezca al presbítero el tiempo necesario para un diálogo sincera sobre las motivaciones más profundas que le llevan a no reconocer el valor de la concelebración, especialmente en la Misa presidida por el Obispo, invitándolo a vivir en el gesto elocuente de la concelebración esa comunión eclesial que es condición necesaria para poder participar en la mesa del sacrificio eucarístico.
   
4.º
Traditionis custodes, Art. 3. Epíscopus, in diœcésibus ubi adhuc unus vel plures cœtus celébrant secúndum Missále antecédens instauratiónem anni 1970 [El obispo de la diócesis en la que hasta ahora existen uno o varios grupos que celebran según el Misal anterior a la reforma de 1970]:
  
[…]
  
§ 3. constítuat, in loco statúto, dies quíbus celebratiónes eucharísticæ secúndum Missále Románum a sancto Joánne XXIII anno 1962 promulgátum permittúntur. His in celebratiónibus, lectiónes proclaméntur língua vernácula, adhíbitis Sacræ Scriptúræ translatiónibus ad usum litúrgicum ab unaquáque Conferéntia Episcopórum approbátis [establecer en los lugares designados los días en los que se permiten las celebraciones eucarísticas utilizando el Misal Romano promulgado por San Juan XXIII en 1962. En estas celebraciones las lecturas se proclaman en lengua vernácula, utilizando las traducciones de la Sagrada Escritura aprobadas para el uso litúrgico por las respectivas Conferencias Episcopales];
A la pregunta propuesta: En la celebración eucarística que hace uso del Missale Romanum de 1962, ¿es posible utilizar para las lecturas el texto íntegro de la Biblia, eligiendo las perícopas indicadas en dicho Misal? 
  
Se responde: Afirmativamente. 
   
Nota explicativa. El art. 3 § 3 del Motu Proprio Traditionis custodes establece que las lecturas sean proclamadas en lengua vernácula, utilizando las traducciones de la Sagrada Escritura para uso litúrgico, aprobadas por las respectivas Conferencias Episcopales.
   
Dado que los textos de las lecturas están contenidos en el propio Misal, y no existiendo, por lo tanto, el libro del Leccionario, para observar cuanto ha sido dispuesto en el Motu Proprio, se ha de recurrir necesariamente al libro de la Sagrada Escritura en la traducción aprobada por las Conferencias Episcopales para uso litúrgico, eligiendo las perícopas indicadas en el Missale Romanum de 1962.
   
No podrá ser autorizada ninguna publicación de Leccionarios en lengua vernácula que reproduzca el ciclo de lecturas del rito precedente.
   
Hay que recordar que el actual Leccionario es uno de los frutos más preciados de la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II. La publicación del Leccionario, además de superar la forma “plenaria” del Missale Romanum de 1962 para volver a la antigua tradición de un libro correspondientes a cada ministerio, cumple el deseo expresado en Sacrosanctum Concilium, n. 51: «Para que la mesa de la palabra de Dios se prepare más abundantemente para los fieles, los tesoros de la Biblia deben abrirse más ampliamente para que, en un número determinado de años, la mayor parte de la Sagrada Escritura sea leída al pueblo».
   
5.º

Traditionis custodes, Art. 4. Presbýteri ordináti post has Lítteras Apostólicas Motu Próprio datas promulgátas, celebráre voléntes juxta Missále Románum anno 1962 éditum, petitiónem formálem Epíscopo diœcesano míttere debent, qui, ante concessiónem, a Sede Apostólica licéntiam rogábit [Los sacerdotes ordenados después de la publicación del presente Motu Proprio, que deseen celebrar utilizando el Missále Románum de 1962, deberán presentar una solicitud formal al Obispo diocesano, quien consultará a la Sede Apostólica antes de conceder esta autorización].
A la pregunta propuesta: El Obispo diocesano, para poder conceder a los presbíteros ordenados después de la publicación del Motu Proprio Traditionis custodes celebrar con el Missale Romanum de 1962, ¿debe ser autorizado por la Sede Apostólica (cf. Traditionis custodes, n. 4)? 
  
Se responde: Afirmativamente. 
  
Nota explicativa. El texto latino (que texto oficial de referencia), en el artículo 4, dice lo siguiente: «Presbýteri ordináti post has Lítteras Apostólicas Motu Próprio datas promulgátas, celebráre voléntes juxta Missále Románum anno 1962 éditum, petitiónem formálem Epíscopo diœcesano míttere debent, qui, ante concessiónem, a Sede Apostólica licéntiam rogábit».
   
No se trata de un mero parecer consultivo, sino de una autorización necesaria dada al Obispo diocesano por parte de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, que ejerce, para los asuntos de su competencia, la autoridad de la Santa Sede (cf. Traditionis custodes, n. 7).
   
Sólo después de recibir esta licencia, el Obispo diocesano podrá autorizar a los presbíteros ordenados después de la publicación del Motu Proprio (16 de julio de 2021) a celebrar con el Missale Romanum de 1962.
   
Esta norma pretende ayudar al Obispo diocesano a fin de evaluar dicha solicitud: su discernimiento será debidamente tenido en cuenta por parte de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
   
El Motu Proprio expresa claramente la voluntad de reconocer como única expresión de la lex orándi del Rito Romano la contenida en los libros litúrgicos promulgados por los santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, conforme a los decretos del Concilio Vaticano II: es por tanto absolutamente deseable que los presbíteros ordenados después de la publicación del Motu Proprio compartan este deseo del Santo Padre.
   
Deseando caminar con solicitud en la dirección indicada por el papa Francisco, se anima a todos los formadores de los Seminarios a acompañar a los futuros diáconos y presbíteros en la comprensión y en la experiencia de la riqueza de la reforma litúrgica deseada por el Concilio Vaticano II: ésta ha sabido valorar todos los elementos del Rito Romano y ha favorecido —como esperaban los Padres Conciliares— esa participación plena, consciente y activa de todo el Pueblo de Dios en la liturgia (cf. Sacrosanctum Concilium, n. 14), fuente primaria de la auténtica espiritualidad cristiana.
  
6.º

Traditionis custodes, Art. 5.  Presbýteri, qui jam secúndum Missále Románum anno 1962 éditum celébrant, ab Epíscopo diœcesano licéntiam rogábunt ad hanc facultátem servándam [Los sacerdotes que ya celebran según el Missale Romanum de 1962 deben solicitar al Obispo diocesano la autorización para seguir disfrutando de esta facultad].

A la pregunta propuesta: La facultad de celebrar haciendo uso del Missale Romanum de 1962, ¿puede concederse ad tempus? 
   
Se responde: Afirmativamente. 
  
Nota explicativa. La opción de conceder el uso del Missale Romanum de 1962 por un tiempo definido —con la duración que el Obispo diocesano considerará oportuna— no sólo es posible sino también recomendable: la finalización del período definido ofrece la posibilidad de verificar que todo esté en armonía con la orientación establecida por el Motu Proprio. El resultado de esta verificación podrá proporcionar motivos para prolongar o suspender la concesión.
  
7.º A la pregunta propuesta: La facultad concedida por el Obispo diocesano para celebrar haciendo uso del Missale Romanum de 1962, ¿vale sólo para el territorio de su diócesis? 
   
Se responde: Afirmativamente.
  
8.º A la pregunta propuesta: En caso de ausencia o imposibilidad del sacerdote autorizado, ¿debe tener también una autorización formal quien lo sustituye? 
   
Se responde: Afirmativamente.
    
9.º A la pregunta propuesta: Los diáconos y ministros instituidos que participan en la celebración haciendo uso del Missale Romanum de 1962, ¿tienen que tener la autorización del obispo diocesano? 
   
Se responde: Afirmativamente.
  
10.º A la pregunta propuesta: Un presbítero que está autorizado para celebrar con el Missale Romanum de 1962 y que, a causa de su oficio (párroco, capellán, ...), celebra también los días feriales con el Missale Romanum de la reforma del Concilio Vaticano II, ¿puede binar haciendo uso del Missale Romanum de 1962? 
   
Se responde: Negativamente. 
  
Nota explicativa. El párroco o capellán que —en cumplimiento de su oficio— celebra los días feriales con el actual Missale Romanum, única expresión de la lex orandi del Rito Romano, no puede binar celebrando con el Missale Romanum de 1962, ni con un grupo ni privadamente.
   
No es posible conceder la binación dado que no existe “causa justa” o “necesidad pastoral” exigidos por el canon 905 § 2: no se niega en absoluto el derecho de los fieles a celebrar la Eucaristía, ya que se les ofrece la posibilidad de participar en la Eucaristía su forma ritual actual.
  
11.º A la pregunta propuesta: Un presbítero que está autorizado a celebrar con el Missale Romanum de 1962, ¿puede celebrar el mismo día con el mismo Misal para otro grupo de fieles que ha recibido autorización? 
  
Se responde: Negativamente. 
  
Nota explicativa. No es posible conceder la binación dado que no existe “causa justa” o “necesidad pastoral” exigidos por el canon 905 § 2: no se niega en absoluto el derecho de los fieles a celebrar la Eucaristía, ya que se les ofrece la posibilidad de participar en la Eucaristía en su forma ritual actual.
    
No es casual que este ucase (elaborado por Arthur Roche, el secuaz de Francisco Bergoglio “El odiador del legalismo y la rigidez”, a imagen y semejanza del decreto para la Diócesis de Roma del 7 de Octubre) saliese con esa fecha, porque fue ese mismo día, hace 58 años (4 de Diciembre de 1963) que fue publicada la infame constitución sobre la Sagrada Liturgia Sacrosánctum Concílium, que sirvió de base doctrinal para la elaboración del Novus Ordo Missæ.
   
En pocas palabras, este documento elaborado por Arthur Roche, el secuaz de Bergoglio, lo que dice es: restringido severamente el uso del Ritual Romano tradicional en las “parroquias personales” (¿os suena a los guetos judíos, la jizía islámica sobre los “infieles” o las zonas de cuarentena en los tiempos del corona?), vetado el uso del Pontifical Romano tradicional, y los presbíteros “instalados” después del 16 de Julio de 2021 deberán solicitar el permiso de Roma (Ahorraos el trámite, Andrés Esteban López Ruiz CCR, Sixto Eduardo Varela Santamaría, Augusto César Marín Aráuz y demás: os responderán NEGATÍVE).
  
A los de la Fraternidad Sacerdotal San Pedro, el Instituto del Buen Pastor, el Instituto Cristo Rey Sumo Sacerdote, Federación Internacional Una Voce, Latin Mass Society y demás, que desperdiciasteis la última oportunidad que teníais de alzaros para defender vuestro chiringuito, ¿de qué os sirvió la obediencia a los usurpadores del Papado que tanto nos echábais en cara a los sedevacantistas? ¿Qué haréis con vuestros latines, vuestras sotanas y bonetes, vuestros encajes y recamados, vuestros altares estofados de oro, visto que Bergoglio os ha dado el tiro de gracia? ¡Os toca acatar el mandato despótico del hombre a quien creéis Papa y conformaros con el Novus Ordo, so pena de incurrir en cisma! Y la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, que tanto quiere negociar con la Roma modernista que vuestro fundador Marcel Lefebvre declaró ya ser la sede del Anticristo, ¿qué hubiérais hecho de haberse dado el acuerdo?
  
Desde luego, nosotros los Sedevacantistas debemos estar de plácemes con el documento anterior, porque significa el final de tantas simulaciones hechas por Raymond Leo Burke, Gerhard Ludwig Müller Straub, Robert Sarah, Darío del Niño Jesús Castrillón Hoyos (fallecido), Atanasio Antonio Schneider CRC, Fernando Arêas Rifán, Isidro Puente Ochoa y tantos otros presbíteros y obispones modernistas que han jugado a los tradis para atraer perplejos e incautos a la trampa que es el Vaticano II y su falsa liturgia. Alegrémonos y alcemos la cabeza, que finalmente en ese aspecto, la Secta Deuterovaticana no podrá engañar más fingiendo ser lo que no es: LA VERDADERA IGLESIA CATÓLICA. Pidamos a Santa María, en su fiesta de la Expectación, que nos conceda la gracia de perseverar en la Adoración Verdadera y combatir la Apostasía Deuterovaticana, mientras llega el glorioso día de la Gran Parusía Apocalíptica de Nuestro Señor Jesucristo, del cual la adveniente celebración de la Navidad es imagen y símbolo.
  
JORGE RONDÓN SANTOS
18 de Diciembre de 2021 (Año Mariano “Espada de Lepanto”).
Sábado de la III Semana de Adviento Romano (V de Adviento Ambrosiano e Hispano). Día 2º de las “Antífonas de la O”. Fiesta de la Expectación del Parto de Nuestra Señora; de los Santos Rufo y Zózimo, Mártires de la Fe; de San Gaciano de Tours, Obispo; de San Wilebaldo Abad; y de San Malaquías Profeta. Aniversario de la conquista de Zaragoza; fundación del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario en Santa Fe de Bogotá; y fundación de la Pía Sociedad de San Francisco de Sales (Salesianos de Don Bosco).

2 comentarios:

  1. Justo al final he leído que hoy día 18/12 Los salesianos de Don Bosco fueron fundados el 18 de diciembre de 1859 por Juan Bosco en el Oratorio de San Francisco de Sales, Valdocco, Turín (Italia). me ha llamado la atención porque fui a los salesianos en los estudios antes del Concilio.Don Bosco le dio el nombre a su Congregación de "Salesianos" en honor del santo obispo de Ginebra, Francisco de Sales (1567-1622). Al igual que Don Bosco, Francisco nació en Saboya, en la población de Sales (Alta Saboya, hoy en Francia).

    ResponderEliminar
  2. https://infovaticana.com/2021/07/23/declaracion-de-burke-sobre-traditionis-custodes-rezo-para-que-los-fieles-no-cedan-al-desanimo/

    Básicamente Burke está diciendo que desobedezcan al hombre que reconocen como Papa y nombran cada día en el Te Ígitur (porque esta oración en la Misa es una declaración de jurisdicción), y a romper la comunión con él y los demás obispos, incurriendo en excomunión latæ senténtiæ –y si es clérigo, puede ser removido del estado clerical– (cf. Catecismo de la Iglesia Católica de 1992, n. 2089; Código de Derecho Canónico de 1983, cánones 751 y 1364). Además, declaraciones como esa solo alimentan falsas esperanzas a sus fieles en un «obispo intercesor» para revertir o moderar Traditiónis Custódes. Si Francisco Bergoglio ni siquiera se ha dignado responderle a Burke las dúbia sobre Amóris Lætítia, ¿creen que acepte tal intercesión, máxime cuando él mismo ha dicho tantas veces que «la reforma litúrgica es irreversible» y que «la Misa Tridentina es una moda» (moda que pretende erradicar mediante TC y la instrucción del 4 de Diciembre)?

    No es de recibo que salgan con excusas, máxime si como dijeron Pío VI y Pío XII, el Papa tiene autoridad en materia litúrgica, y sus mandatos al respecto son vinculantes a todos los fieles, como quiera que la Liturgia es la expresión de la Ley de Oración (que a su vez sigue la Ley de Creencia). Así pues, los neocones tienen solamente dos opciones: obedecer al Vaticano II o convertirse al Catolicismo. No hay otra alternativa.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.