sábado, 21 de agosto de 2021

EL CANCILLER DIOCESANO, PRIMERA VÍCTIMA DEL DECRETO DE ALAJUELA

   
El presbítero conciliar Sixto Eduardo Varela Santamaría (foto), de 45 años, canciller diocesano de la diócesis de Alajuela y párroco de Patriarca San José de Alajuela, Costa Rica, fue suspendido por contravenir el decreto de la Conferencia Episcopal local que prohibió la Misa Romana Tradicional en el país luego del Motu Próprio “Traditiónis Custódes”, celebrando el Novus Ordo en latín (creando división en los fieles, según el presbítero Luis Ángel Hernández Solís, Delegado diocesano de Comunicaciones), que fue prohibido por el obispón local Bartolomé Buigues Oller TC.

Buigues, aplicando el canon wojtyliano 1742 e invocando como justificación los números 1,º, 3.º y 4.º del canon 1741, le exigió la renuncia a Varela como canciller diocesano y párroco, y le suspendió el 19 de Agosto por el término de seis meses celebrar públicamente (aunque irónicamente, el 30 de Junio habían celebrado sus 20 años de haber sido “instalado” presbítero con el inválido rito montini-bugniniano), permaneciendo en casa de sus padres. Aparte, Varela será enviado a una clínica para “atención psicológica y médica”, método común entre los obispones conciliares para deshacerse de los clérigos problemáticos: «Seré enviado a México por tres meses a un instituto que el obispo ha designado para que puedan acompañarme espiritual, psicológica y médicamente (al menos dice la página del instituto, manejado por los Misioneros del Espíritu Santo)», dijo en una grabación a Catholic World Report.
  
Comunicado de la Diócesis conciliar de Alajuela, disponiendo la destitución de Sixto Eduardo Varela Santamaría (Fuente: Facebook)
  
La decisión ha sido calificada como fruto de la envidia por el clero local, porque él había suscitado, inter ália, 20 “vocaciones sacerdotales” (entre ellas 3 a la Fraternidad Sacerdotal San Pedro) y una concurrencia amplia a los servicios en la parroquia San José de Alajuela. La Asociación “Summórum Pontíficum” Costa Rica, por medio de su presidente, José Pablo Arias Soto, se pronunció ante el oligárquico e izquierdista diario La Nación diciendo que Varela no oficiaba en “rito prohibido” por la Iglesia y que en su momento habían solicitado a Buigues permiso para continuar oficiando en latín (contemplado en el canon 928), y que él lo negó por la premisa (inexistente en “Summórum Pontíficum” y “Traditiónis Custódes”) de que la asociación «debió haber existido antes de 1970, o estar relacionado con la Fraternidad de San Pío X para buscar la reconciliación de la Iglesia para beneficiarse del Motu».
   
Comunicado de la Asociación “Summórum Pontíficum” Costa Rica frente a la destitución de Sixto Eduardo Varela Santamaría (Fuente: Facebook)
        
COMENTARIO: En vez de pretender dárselas de “mártir” obedeciendo un mandato a todas luces injusto, Varela debería considerar seriamente abandonar la Iglesia Conciliar, visto que en las dos veces que estuvo en la picota pública por criticar al oficialista Partido Acción Ciudadana (por denunciar la presencia del presidente Carlos Andrés Alvarado Quesada  y la primera dama costarricenses Claudia Vanessa Dobles Camargo en la Romería a la Virgen de los Ángeles de Cartago diciendo: «Nos seguimos prestando para el show político de estos ateos disfrazados. Perdón Señor, perdón. Si este señor es católico, que actúe como católico. Basta ya de usar a la Iglesia para tranquilizar a las masas», y por comparar a la diputada atea Paola Viviana Vega Rodríguez –que criticó que el Parlamento en Limón comenzara su sesión con un acto religioso y una oración– con un caballo), la Conferencia Episcopal de Costa Rica le volvió las espaldas (si hubiera sido un obispo, ahí si invocaban la “colegialidad” para defenderlo).
   
Ya que va enviado para México, que aproveche para contactar al Distrito de México de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X o mejor, a una congregación sedevacantista, a fin de que reciba las Órdenes Sagradas válidamente (porque él, al haber sido “instalado” presbítero con el inválido rito montini-bugniniano –que no confiere el Orden Sagrado–, no es sino un simple laico), y a su regreso pueda hacer apostolado allí, sin las presiones de los obispones y presbíteros modernistas de Costa Rica.

2 comentarios:

  1. Sixto Varela es la primera victima de los obispos de Costa Rica. Me parece correcta su sugerencia que se haga saerdote tradicionalista y sedevacantista para que oficie en latin. Le falto a don Sixto huevos para ello. Lastima

    ResponderEliminar
  2. Un desastre realmente este pseudo cura, estuve viendo ayer por el Facebook la misaparodia de despedida en su parroquia san Jose de Costa Rica y puedo decir que tienen razón los "obispos" de ese país en expulsar a este mamarracho que celebro su show con ornamentos catolicos y de espalda la pueblo la misa de Montini, aparte con guitarras y cantando himnos modernistas como lo es el Vienen con Alegria Señor y mujeres leyendo las lecturas.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.