jueves, 19 de agosto de 2021

MULTIMILLONARIOS PAGAN A LA ONU PARA IMPONER SU IDEOLOGÍA

    
IMPONEN UNA FILOSOFÍA LIBERAL DE LOS DERECHOS HUMANOS: MULTIMILLONARIOS AL SERVICIO DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL PAGAN A EXPERTOS DE LA ONU PARA PROMOVER SU AGENDA POLÍTICA
Multimillonarios y fundaciones privadas pagan millones de dólares al año al departamento de derechos humanos de la ONU para convertir los objetivos políticos progresistas en obligaciones para el mundo entero en materia, precisamente, de derechos humanos.
   
Sesión de la Alta Comisión de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)
    
(C-Fam/InfoCatólica) La Fundación Open Society, la Fundación Ford, la Fundación MacArthur, Microsoft y otras poderosas fundaciones privadas internacionales utilizan su poder y riqueza para moldear las opiniones de los expertos en derechos humanos de la ONU, según un informe del Centro Europeo para la Ley y la Justicia.
    
El informe detalla cómo el dinero privado está entrando en el sistema de derechos humanos de la ONU sin ninguna transparencia, comprometiendo la independencia e imparcialidad de los expertos de la ONU.
    
El informe se elaboró mediante entrevistas con veintiocho expertos en derechos humanos de la ONU, antiguos y actuales, que reconocieron el problema del dinero privado que entra en el sistema de derechos humanos de la ONU para comprar influencia.
     
Gregor Puppinck, presidente del Centro Europeo para el Derecho y la Justicia, dijo que la falta de transparencia en relación con la financiación voluntaria es especialmente problemática durante un seminario web organizado por el Centro para la Familia y los Derechos Humanos (C-Fam), editor del Friday Fax.
    
El presupuesto de la ONU sólo asigna 68 millones de dólares anuales para cubrir los gastos de viaje y los gastos generales de los expertos y su personal, lo que cubre menos del 60% del presupuesto de los expertos de la ONU. El exceso de financiación procede de gobiernos y fundaciones privadas, que a menudo aportan dinero directamente a los expertos.
    
Normalmente, los expertos de la ONU sólo informan de que han recibido una subvención directa, a veces sin revelar el importe total de la suma, su fuente o cualquier información sobre las asignaciones. A veces no se revela el importe de la subvención y, en ocasiones, existe una discrepancia entre las cantidades que los expertos afirman haber recibido y las declaradas por las fundaciones privadas en sus informes anuales.
    
«No hay obligación de publicar el dinero recibido. Es sólo una obligación moral, pero no legal», explicó Puppinck.
     
El informe, que por el momento sólo está disponible en francés, analiza específicamente una red de mecanismos de financiación que la Fundación Open Society, la Fundación Ford y otros grupos filantrópicos utilizan para financiar los Procedimientos Especiales de la ONU con el fin de promover la ideología de género y las preferencias políticas de la izquierda globalista.
      
Los Procedimientos Especiales están formados por expertos en derechos humanos de la ONU que trabajan individualmente o en grupos de trabajo para promover una cartera específica de derechos humanos. Hay procedimientos especiales para el derecho a la libertad de creencias, el derecho a la salud, contra la tortura y muchos otros temas de derechos humanos. Todos los expertos son comisionados por el Consejo de Derechos Humanos y no reciben ninguna remuneración por sus servicios para preservar su independencia.
     
Puppinck dijo que la captación del sistema de derechos humanos de la ONU por parte de entidades privadas con mucho dinero está causando un daño incalculable a la democracia y los derechos humanos en todo el mundo.
     
«Las instituciones internacionales pueden convertirse en sí mismas en un peligro para la libertad y los derechos de las personas», dijo Puppinck. «Hoy en día, como consecuencia, vemos que la gente reclama la soberanía del Estado para protegerse de los excesos de la Unión Europea y las Naciones Unidas».
     
«Se pueden tener a nivel nacional diferentes opiniones sobre lo que es bueno y justo. Se puede debatir», explicó, «pero a nivel internacional, especialmente en el ámbito de los derechos humanos, no existe tal debate. Sólo prevalece una filosofía liberal de los derechos humanos».
    
El informe es el segundo del Centro Europeo para el Derecho y la Justicia que analiza la influencia política de la Fundación Open Society en las instituciones internacionales. Un primer informe publicado el año pasado mostraba que el 22% de todos los jueces del Tribunal Europeo de Derechos Humanos tenían vínculos con la Fundación Open Society.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.