lunes, 23 de agosto de 2021

APELO EN FAVOR DE UN CONFESOR DE LA FE

En el año 2017, el “artista” belga Tom Herck hizo presentar en la iglesia de San Juan Bautista de Kuttekoven (condado de Loon, Limburgo, Bélgica) –actualmente propiedad de Konvoolt Holding, que la compró a €160.000 y la convirtió en una “casa de descanso” para los 80 habitantes del pueblo–, una escultura llamada “Holy cow” (Vaca sagrada), representando una vaca crucificada de tamaño natural en fibra de vidrio sobre un gran charco de 5000 litros de leche caducada (con la cual alegadamente quería protestar contra los “pecados medioambientales”), causando indignación entre los católicos de ese país.
   
A la vista del hecho, el sacerdote belga de 71 años Éric Julien Laurent Jacqmin (descendiente de Charles François Jacqmin de Loupoigne, líder de la revuelta campesina contra la ocupación francesa entre 1798-1799; ordenado por la Fraternidad Sacerdotal San Pío X en Écone en 1995, pero expulsado de allí en 2012 por censurar las negociaciones de esta con la Roma modernista, pasando entonces a trabajar con Mons. Andrés Morello Peralta en la capilla Nuestra Señora de Flandes en Aalst), inflamado de celo por la Casa de Dios organizó varios actos de protesta en el lugar contra Herck y el obispón conciliar de Hasselt Patrick Hoogmartens Hillen (que autorizó la sacrílega exhibición, y ante las protestas se limitó a decir «Alguno “podría” sentirse ofendido»): «Detened la  le blasfemia y el arte degenerado – Orad por la rehabilitación». hasta que en la noche del 1 al 2 de Diciembre destruyó la sacrílega “obra de arte”.
  
Padre Éric Julien Laurent Jacqmin (imagen de 2016)
  
La sacrílega “obra de arte” de Tom Herck antes (Noviembre de 2017) y después (2 de Diciembre de 2017)
  
Protesta liderada por el padre Jacqmin contra Herck y su “obra”
   
El padre Jacqmin fue encarcelado por el hecho en 2018, y en Junio de 2021, el tribunal penal de Tongeren los condenó a él, a Louis G., Robin Vandenberghe y a los tres hermanos Quentin, Nicolas y Raphaël M. a un total de 330 horas de servicio comunitario y a pagar €5.000 entre multa, gastos de defensa, indemnización y costas procesales. A fin de ayudarlos a pagar esta multa, el católico Paul van Isselt organizó una campaña de recolecta de fondos en internet. Si no os es posible donar, al menos orad por él sacerdote.
   
Dios nuestro Señor recompensará a quienes socorran a los confesores de la Fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.