lunes, 2 de agosto de 2021

BERGOGLIO BENDICE EL FESTIVAL DE MEĐUGORJE, Y ROBERT SARAH INVOCA A “NUESTRA SEÑORA DE MEĐUGORJE”

Noticia publicada en GLORIA NEWS. Comentario propio.
   
   
El Festival de los Jóvenes en Međugorje, Bosnia y Herzegovina, tiene “el poder de llevarnos al Señor”, dijo Francisco Bergoglio en un mensaje al festival (31 de Julio - 6 de Agosto).
    
Francisco, que apoya al ídolo Pachamama, urgió a vivir “libres de la seducción de los ídolos”.
    
Su mensaje giró en torno al joven rico en Mateo 19 enfocándose emocionalmente en la “mirada tierna” de Cristo, su “ternura” y “afecto” hacia este hombre, mientras que personalmente Francisco Bergoglio se apoya en la tiranía y la crueldad.
    
El cardenal Robert Sarah celebró el servicio dominical en el festival. En su homilía él habló sobre el creciente paganismo mientras queda poca fuerza en la (según él) Iglesia.
    
Dijo que “todo el drama de la vida de Jesús' life continúa hoy en la era de la Iglesia, que es su cuerpo místico”.
    
Sarah imploró a los Católicos amar y adorar la Sagrada Eucaristía, y “que Nuestra Señora de Međugorje nos convierta, y nos ayude a hacer la obra de Dios, y que ella nos bendiga”.
   
COMENTARIO: El mensaje de Bergoglio, de suyo cansino por su melosería, es una hipocresía total como todo en su vida y su “pontificado”: el trato despótico a los subalternos desde Buenos Aires (el fallecido filósofo argentino Omar Daniel Bello en su libro “El verdadero Francisco” relata varios de estos episodios que él presenció y padeció), el encubrimiento a los pedófilos y mafiosos de alto rango, el apoyo a las dictaduras comunistas, el silencio ante los cristianos perseguidos, el odio a los sectores “tradicionalistas” (de lo que Traditiónis Occisóres –que no Custódes– es su más reciente evidencia), y el juicio inquisitorial al cardenal Becciu son hechos irrefragables que contradicen su discurso.
   
Por su parte, la homilía de Robert Sarah no es más que una patada de ahogado, rematada con un llamado a “amar y adorar la Sagrada Eucaristía” que solo se lo lleva el viento, toda vez que en el Novus Ordo Missæ (versiones 1962, 1965 y 1969) no hay Presencia Real porque la Transubstanciación no existe al haberse adulterado las Palabras consecratorias y al ser hecho por los enemigos del Evangelio. Así pues, Sarah acabó apelando a adorar ¡UN PAN VACÍO!, o en otras palabras, a cometer IDOLATRÍA.
  
Finalmente, pedir bendición a “Nuestra Señora de Međugorje” es insultar la inteligencia y la fe, como quiera que en Međugorje, por sus doctrinas y frutos se puede concluir que NO ES LA BIENAVENTURADA VIRGEN SANTA MARÍA QUIEN ESTÁ APARECIÉNDOSE ALLÁ, SINO SATANÁS EL DIABLO.

4 comentarios:

  1. No me sorprendería que Burke luego saliera en alguna reunión ecúmeninca o una sesión de adoración pachamamica, recordándome a Williamson en una reunión ecúmenica en las tierras a donde lo desterraron (por no decir nunciatura) y ahora Sarah se doblega aún más con lo de Medugorje. El caso es que esto demuestra lo que es en realidad la supuesta "resistencia".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *Fe de erratas:Corrijo, no era Williamson a quien me refería sino a Schneider (me confudí de personaje).

      Eliminar
    2. Aunque igualmente Richard Williamson también tiene sus bemoles, como el recomendar en su Comentario Eleison CCLXXV (20 de Octubre de 2012) la lectura en familia cada noche del “Poema del Hombre-Dios” de María Valtorta (cuando ella fue incluida en el Índice de Libros Prohibidos).

      Eliminar
    3. Y la Frater de Davide Pagliarani, ni hablar: solo hablan de las problemáticas, sin mencionar a Bergoglio solo porque siguen esperando conseguir de él la Prelatura.

      Eliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.